•   Niza, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un total de diez niños y adolescentes han muerto por el atentado de anoche en Niza, que causó la muerte de un total de 84 personas, informó hoy el fiscal de la República, François Molins, en una declaración a la prensa.

El fiscal dijo que este acto de "nueva barbarie terrorista" provocó también 200 heridos, entre ellos 52 que siguen en estado crítico, de los que 25 están en reanimación, por lo que advirtió de que el balance "puede ser modificado al alza". 

Entre las víctimas hay personas de diferentes nacionalidades, algo lógico si se tiene en cuenta que el paseo de los Ingleses, el escenario de la masacre, es el centro turístico de una de las ciudades costeras más visitadas de Francia.

Se han identificado víctimas estadounidenses, canadienses, suizos, ucranianos, rusos, marroquíes y tunecinos, aunque aún no se ha cerrado la lista.

Las autoridades calculan que había unas 30.000 personas en el paseo, que habían acudido a presenciar los tradicionales fuegos artificiales del 14 de julio, día de la fiesta nacional francesa.

Es un espectáculo muy apreciado por los niños, que eran numerosos en el paseo, y 30 de los cuales fueron ingresados en el hospital pediátrico de la ciudad, donde media docena se encuentran aun en estado de reanimación, cuatro entre la vida y la muerte.

El hospital informó que uno de los niños todavía no ha sido identificado, por lo que no se ha podido contactar con sus familiares.

Como en los otros centros de la ciudad, numerosos facultativos que se encontraban de vacaciones o de baja acudieron a sus puestos para afrontar las urgencias en la noche de ayer, una situación extrema que se mantuvo hoy.

"Tenía la sensación de que había más gente que nunca", aseguró Charles, un joven que acababa de abandonar el lugar de los hechos justo cuando Mohamed Lahouaiej Bouhlel entraba con un camión en el mismo y atropellaba a decenas de paseantes.

Además, el presunto terrorista disparó contra tres agentes durante varios minutos, antes de caer abatido por los disparos de éstos, según el relato del fiscal antiterrorista.

Difícil encontrar en las calles de Niza a personas que no vivieran, de lejos o de cerca, el drama del 14 de julio, incluidos entre los miles de turistas que trataron de pasar con normalidad el día después de la masacre.

Muchos de ellos acudieron a los aledaños del paseo de los Ingleses para presentar sus respetos a las víctimas.

Depositaron ramos de flores y guardaron silencio frente a las lonas blancas instaladas por las autoridades para ocultar el lugar de la masacre, donde paulatinamente fueron levantados los cadáveres, al igual que el camión, que fue trasladado para proseguir la investigación.

Muchos de los que anoche se encontraban en el lugar volvieron con la intención de hacer el duelo de la masacre. Otros aseguraban que no se sienten preparados todavía para retornar.

Las autoridades abrieron una célula de crisis para acoger a los allegados de las víctimas, con particular atención al apoyo psicológico, tanto de los familiares como de los que presenciaron escenas traumáticas.

En total, unos 60 voluntarios, una decena de ellos psicólogos, trabajan en esta célula, adonde constantemente acuden personas afectadas.

A ella se suma otro centro interministerial abierto en París donde se ofrece ayuda telefónica para la identificación de las víctimas.

La catedral de Niza fue escenario de una misa multitudinaria a la que acudió el expresidente Nicolas Sarkozy, acompañado de su correligionario conservador Christian Estrosi, presidente de la región y exalcalde de la ciudad. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus