•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ONU pidió hoy a la comunidad internacional más apoyo inmediato a los países que sufren El Niño y, a la vez, más medidas preventivas ante la expectativa de que este y otros fenómenos meteorológicos extremos se repitan cada vez más.

Naciones Unidas celebró en su sede un encuentro de alto nivel con el objetivo de llamar la atención sobre los devastadores efectos que ha tenido El Niño para millones de personas desde el año pasado y para tratar de impulsar medidas de cara al futuro.

"No hay duda de que este El Niño ha causado un desastre humanitario a una escala masiva", señaló la expresidenta de Irlanda Mary Robinson, una de las dos enviadas especiales de la ONU para ese fenómeno meteorológico.

Según los datos de la organización, este fenómeno asociado con el calentamiento de las aguas del Pacífico afecta actualmente a 60 millones de personas, principalmente en el este y el sur de África, en el corredor seco de América Central, en las islas del Pacífico y en el sureste asiático.

El Niño ha provocado tanto duras sequías como graves inundaciones, que han destruido o limitado el sustento para las poblaciones de esas zonas del mundo.

En el caso del sur de África, la región vive su peor sequía en 35 años, con unos 40 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria y unos 23 millones necesitadas de ayuda humanitaria urgente.

Cinco países (Lesoto, Malawi, Namibia, Suazilandia y Zimbabue) y varias provincias de Sudáfrica han declarado el estado de emergencia ante la falta de comida, que según la ONU se agravará entre el próximo octubre y marzo del año que viene.

En Centroamérica, países como El Salvador y Honduras han sufrido graves sequías, mientras que El Niño también ha afectado a las cosechas en países suramericanos como Perú.

La vicecanciller hondureña, María Andrea Matamoros, participó en el acto en Naciones Unidas y destacó que El Niño es un asunto "de vida o muerte" para su país.

"Nos encontramos ante una situación de emergencia a nivel mundial", dijo Matamoros, que apuntó que en Honduras El Niño ha dejado las sequías más graves desde mediados del siglo XX y a más de un millón de personas en "situación crítica".

La responsable hondureña señaló que es necesario dar asistencia "urgente" a todas las comunidades afectadas, pero también contar con "estrategias de mitigación a mediano y largo plazo".

"Hay que preparar a esas comunidades para que las sequías, inundaciones y otros desastres no deriven en emergencias", apuntó.

Esa petición de ayuda inmediata y de estrategias más amplias fue precisamente el mensaje central de gran parte de las intervenciones, incluida la del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

"Debemos prevenir, preparar y mitigar los efectos del cambio climático, que tiene el mayor impacto en aquellos que tienen la menor responsabilidad" en su origen, señaló Ban.

A corto plazo, la ONU calcula que se necesitan aún unos 2.400 millones de dólares para responder a la situación creada este año por El Niño, pero al mismo tiempo ve clave impulsar medidas para protegerse ante otros fenómenos de este tipo, empezando por La Niña, la fase que a menudo sigue a El Niño y que los expertos esperan que comience a finales de este año.

El calentamiento global, recordó Ban, hace que los fenómenos meteorológicos se hagan "menos previsibles, más frecuentes y más severos".

"Debemos reforzar nuestra respuesta y compartir la carga del cambio climático con más equidad, mostrando más solidaridad con aquellos que lo necesitan", pidió el secretario general de la ONU. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus