•   Cleveland, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El magnate Donald Trump fue hoy elegido oficialmente candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos para las elecciones de noviembre, durante la Convención Nacional de su partido en Cleveland (Ohio).

En la votación celebrada en la convención, Trump, que no estuvo presente y debe aceptar la candidatura, logró superar los 1.237 votos de los delegados, el mínimo necesario para oficializar la nominación.

Varios estados decidieron ceder su turno, que seguía inicialmente el orden alfabético, para que las cuentas permitieran que Nueva York declarara de manera matemática la nominación de Donald Trump.

El primogénito de Trump, Donald Jr., acompañado de su hermana Ivanka y su hermano Eric, leyó la designación de delegados del estado de Nueva York con el que se superó el umbral necesario para formalizar la nominación.

"Es un honor increíble haber sido parte de este viaje", aseguró el hijo de Trump en el plenario del estadio Quicken Loans de Cleveland.

"Esto ya no es una campaña, es un movimiento", remarcó Trump júnior al otorgar 89 delegados de 95 a su padre.

Con este trámite, Donald Trump se convierte en el nominado oficial del Partido Republicano y solo resta que acepte la candidatura el jueves en su discurso de cierre del cónclave que comenzó este lunes.

Las votaciones, estado por estado, no dieron pie a protestas significativas como las vividas el lunes entre delegados que se oponían a la candidatura de Trump y exigían un cambio de las normas que rigen el proceso.

El senador Jeff Sessions presentó hoy, al inicio de la sesión, a Donald Trump como única nominación que se sometería a votación.

Los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, ambos de origen cubano, obtuvieron un número marginal de delegados en aquellos estados en los que las normas permitían votar por nominados ausentes del procedimiento. 

Donald Trump dijo sentir un "gran honor" tras su proclamación este martes como candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos en la convención del partido que se celebra en Cleveland. "Qué gran honor ser el candidato republicano a presidente de Estados Unidos", escribió Trump en Twitter. -La familia de Trump celebra-

Trump aceptará al cierre de la convención mañana jueves la nominación de candidato a la presidencia.

Temores que despierta

Las relaciones raciales en Estados Unidos se encuentran en una encrucijada crítica y corren el riesgo de envenenarse hasta un punto de no retorno si el republicano Donald Trump llega a la Casa Blanca, estiman militantes de defensa de los derechos civiles.

"Hay personas que quieren desatar una guerra entre razas y si no somos cautos, podemos hundirnos en ella", advirtió Moneuc Conners, de 50 años, expresidenta de una rama de la NAACP, la mayor organización de defensa de los negros en Estados Unidos.

Conners espera que la candidata demócrata Hillary Clinton gane la elección presidencial del 8 de noviembre. "Creo que si gana el cretino de Trump, nuestro mundo va a retroceder", dijo a la AFP al margen de una conferencia de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP por su sigla en inglés) en Cincinnati (Ohio). 

“De mal en peor'”

Trump fue la punta de lanza de los "birthers", esas personas que piensan que Barack Obama, nacido en 1961 en Hawai, nació en el extranjero y que, por tanto, debió estar impedido de presentarse como candidato a las presidenciales estadounidenses. Fue acusado por Clinton de hacerle el juego a los supremacistas blancos.

"Los caucásicos no son abatidos a balazos como nosotros", comentó Oscar Arrington, un policía negro retirado de Nueva York.

"Diría que vamos de mal en peor en lugar de mejorar, porque no paramos de decir 'nunca más, estamos cansados, ya basta' y justo después de eso otra persona de color y desarmada es abatida por la Policía", afirmó.

Hillary ClintonMás del 80% de los estadounidenses piensa que el próximo presidente deberá abordar el problema de las relaciones raciales, consideradas "malas por lo general" por el 63% de las personas interrogadas en un reciente sondeo de Washington Post/ABC News.

Debate con Hillary Clinton

CARA A CARA.  Nueva York, el lugar de residencia de la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, es el lugar elegido para celebrar el primer debate presidencial de cara a las elecciones de noviembre para elegir al próximo ocupante de la Casa Blanca.

La Comisión de Debates Presidenciales informó ayer que la Universidad de Hofstra en Long Island albergará el debate, el 26 de septiembre, entre el magnate, que hoy fue elegido oficialmente como candidato en la convención republicana en Cleveland, y Clinton, que también espera ser confirmada en Filadelfia la próxima semana.

Estaba previsto que Wright State University, en Ohio, fuera la sede del primer encuentro entre los aspirantes a la Presidencia de EE.UU., pero lo ha descartado la propia institución por los altos costes de seguridad, según dijo su presidente, David Hopkins.

La Universidad Hofstra, que fue sede de un debate en 2012, se había ofrecido como alternativa.

Los candidatos demócrata y republicano a la presidencia se enfrentarán en al menos otros dos debates, en la Universidad de Washington en San Louis el 9 de octubre, y la Universidad de Nevada, en Las Vegas, el 19 de octubre.

Por su parte, los candidatos a la Vicepresidencia se verán las caras en la Universidad de Longwood, en Virginia, el 4 de octubre.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus