•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cuba continúa exigiendo el fin del embargo estadounidense y asegura que "aún queda mucho por hacer" entre ambos países, un año después del restablecimiento oficial de las relaciones diplomáticas, aunque reconoce los resultados positivos de 19 meses de negociaciones iniciadas tras el "deshielo".

En declaraciones al diario oficial Granma con motivo del primer aniversario de la reanudación de los vínculos diplomáticos, la directora general de EE.UU de la Cancillería cubana, Josefina Vidal, insistió en que el levantamiento del "bloqueo" será "esencial" para "avanzar hacia la normalización de las relaciones".

La eliminación de lo que la isla califica como "una política del pasado" destaca entre los escollos del joven diálogo bilateral junto a asuntos sensibles como la devolución de los territorios de la base naval de Guantánamo o la política migratoria que Estados Unidos aplica a los cubanos.

La isla incluye también como "temas permanentes" en sus intercambios oficiales los programas para fomentar la "subversión interna" financiados por EE.UU, las compensaciones por pérdidas ocasionadas por el embargo, las transmisiones ilegales de radio y televisión, y la protección de la propiedad industrial.

Según datos divulgados hoy en Granma, el daño económico que el bloqueo ha causado a Cuba ascendía a 833.755 millones de dólares hasta mediados de 2015, mientras que las multas aplicadas a cinco empresas estadounidenses y tres extranjeras, desde el comienzo del "deshielo" hasta la fecha, suman unos 2.836 millones de dólares.

No obstante, Vidal reconoció avances en la relación entre los dos países como la creación de la Comisión Bilateral Cuba-EE.UU. para "dar seguimiento a la agenda posterior al restablecimiento de las relaciones", la cual ya se ha reunido en tres ocasiones, con dos encuentros más previstos.

"Entre el 1 de enero de 1959 y el 17 de diciembre del 2014, Cuba y Estados Unidos firmaron solamente siete acuerdos bilaterales, incluido tres en el ámbito migratorio, de los cuales sobrevivieron cinco. Si contamos el restablecimiento de las relaciones diplomáticas son 11 acuerdos en los últimos 19 meses", afirmó.

En concreto se han suscrito diez acuerdos de colaboración, entre los que resaltan los relacionados con el restablecimiento del correo postal directo, la reanudación de los vuelos comerciales, las telecomunicaciones, la colaboración en la agricultura, la administración hotelera y la operación de cruceros turísticos.

Según la funcionaria se encuentran "en proceso de negociación" acuerdos "en materia de enfrentamiento al narcotráfico; aplicación y cumplimiento de la ley; búsqueda y salvamento; respuesta a derrames de petróleo en el mar; meteorología; registros sísmicos; y áreas terrestres protegidas".

"En algunos se ha avanzado y puede que los concluyamos antes de que termine el presente año", afirmó Vidal, quien ha liderado la misión diplomática en las negociaciones oficiales con EE.UU.

Desde que ambas naciones abrieron un nuevo capítulo en sus relaciones, los presidentes de Cuba, Raúl Castro y de los Estados Unidos, Barack Obama, se han reunido tres veces, y han visitado la isla cuatro secretarios estadounidenses, un vicesecretario y cuatro jefes de agencias.

También, en 2015 se produjeron 1.300 intercambios entre entidades cubanas y norteamericanas, un 43 por ciento más que en 2014, en los que se ha abordado el cambio climático, la trata de personas, las regulaciones económicas y financieras vigentes, las compensaciones mutuas, los DD.HH y las telecomunicaciones.

  • Uno de los sectores donde se ha percibido un mayor incremento es en el turismo hacia la isla, a donde -según cifras oficiales- viajaron en 2015 unos 163.000 estadounidenses a pesar de las restricciones vigentes, para un aumento del 76 por ciento comparado con 2014.

Solo en el primer semestre de 2016 se registró un alza del 80 por ciento en las llegadas de turistas provenientes de EE.UU en relación con el año anterior.

Aún así, Vidal sostiene que no son suficientes estos avances y aún "queda mucho por hacer" en el proceso de normalización de los vínculos, el cual -asegura- podría ver asegurada su continuidad si el presidente Obama utilizara sus "prerrogativas al máximo de sus posibilidades para continuar introduciendo cambios en la política".

La funcionaria también se refirió al impacto de las elecciones estadounidenses en el diálogo y espera que el próximo presidente de EE.UU. "actúe en correspondencia con el sentir de la inmensa mayoría de la opinión pública" de su país, que por "amplísimo margen apoya el curso actual de la política hacia Cuba".

Mientras, en la calle, la mayoría de los cubanos coinciden en que no perciben cambios sustanciales en la vida diaria del país, aunque sí reconocen el hito histórico que ha sido la reconciliación con el poderoso vecino del Norte, un "acontecimiento trascendental" en el que ponen sus esperanzas de mejoría económica. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus