•   Brasilia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A solo quince días de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil detuvo ayer a diez sospechosos de ser simpatizantes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y hacer "preparativos" para un posible atentado durante la cita deportiva.

Aunque aclaró que era "una célula absolutamente aficionada" y "desorganizada", el ministro de Justicia de Brasil, Alexandre de Moraes, explicó en una rueda de prensa que algunos de los miembros de ese grupo llegaron a tener al menos un contacto con el EI a través de internet.

"Ninguna fuerza de seguridad seria puede ignorar ese asunto" por la aparente falta de coordinación del grupo, indicó el ministro, que precisó que la investigación sobre los sospechosos comenzó en abril pasado y que la detención se ordenó cuando se comprobó que podían estar haciendo "preparativos" para un atentado.

"Se trata de una supuesta célula terrorista, una primera célula, que pasó de mensajes sospechosos por internet a actos preparatorios" de un probable atentado durante los Juegos Olímpicos, dijo.

GESTIONABAN ARMAS

Según De Moraes, en mensajes que intercambiaban a través de la internet, los sospechosos habían acordado iniciar "entrenamientos en artes marciales y tiro" e incluso gestionaban la compra de armas.

Las autoridades brasileñas, en cooperación con agencias de inteligencia de otros países, comprobaron que el grupo negociaba la compra de un fusil AK 47 con vendedores de armas clandestinos que operan en Paraguay.

Sin embargo, De Moraes aclaró que "no hay confirmación de que lo hayan logrado", lo cual sostuvo que no reduce el potencial de riesgo que entrañaban esas operaciones.

También admitió que ese intento de comprar armas a través de las redes sociales revela el carácter "aficionado" del grupo. "Cualquier célula terrorista organizada no compraría armas por internet", dijo.

De Moraes explicó que los detenidos, todos brasileños y entre los que figura un menor de edad, "no tenían contacto personal", pero se  comunicaban a través de redes sociales como Whatsapp y Telegram, y llegaron a entablar comunicación directa con el EI por esos mismos medios.

"Algunos tuvieron al menos un contacto con el Estado Islámico para una especie de bautismo, para un juramento" de lealtad, indicó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus