Claire de Oliveira Neto / AFP
  •   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para aumentar su oferta de alojamiento durante los Juegos Olímpicos, Río de Janeiro selló un inédito acuerdo con Airbnb y abrió una vez más a los turistas las puertas de sus moteles con habitaciones que se alquilan por hora, algunas con suites temáticas como "sadomasoquista".

Unos 500,000 turistas extranjeros son esperados en la 'Cidade Maravilhosa', con su Cristo Redentor, su Pan de Azúcar y sus playas para los JO que se celebran del 5 al 21 de agosto, y para los Paralímpicos que van del 7 al 18 de septiembre.

Once moteles fueron reconvertidos en hoteles desde el Mundial de Futbol de 2014, en el marco de un acuerdo con la Alcaldía de Río de Janeiro que les permite pagar solo la mitad de los impuestos locales hasta 2019.

Las camas redondas fueron reemplazadas por lechos tradicionales y se retiraron los espejos de los techos, explicó a la AFP Antonio Cerqueira, vicepresidente de la Asociación de Moteles.

"Ya están todos reservados. Los precios son hasta un 70% inferiores a los hoteles que aumentan las tarifas para los juegos. Los moteles mantuvieron las mismas tarifas por 12 horas (de 100 a 375 dólares). Es interesante para quienes pasan el día fuera", dijo.

Acuerdo inédito con Airbnb 

El Comité Organizador Río-2016 también selló un inédito acuerdo con Airbnb, la mayor plataforma de alojamiento alternativo del mundo, a través de la cual 55,000 visitantes ya han hecho sus reservas.

"Vimos duplicarse el número de espacios anunciados en la ciudad durante los 12 últimos meses", dijo a la AFP Leonardo Tristao, director general de Airbnb en Brasil. "Airbnb surge como una opción para complementar los ingresos de los cariocas y por otro lado, para atraer extranjeros al país", añadió.

Tristao sostuvo que el ingreso medio de un anfitrión el año pasado fue de 2,000 dólares y el impacto económico en la ciudad de 162 millones de dólares, teniendo en cuenta los montos recibidos por los anfitriones y los gastos de visitantes.

Hoteles más caros 

En los hoteles clásicos, la alternativa más cara, "la tasa de ocupación es muy alta, de 88% en promedio con un pico del 4 al 6 de agosto para la apertura (el 5) en el estadio Maracaná", dijo a la AFP Alfredo Lopes, presidente de la Asociación de Hoteles de Río.

"Para los Paralímpicos, la ocupación es de 56% pero eso puede aumentar", confió.  Lopes sostuvo que el sector atravesó un período difícil durante el verano austral a raíz del virus del Zika, que asustó a los turistas, pero "sabíamos que con el invierno, cuando no hubiera mosquitos, eso mejoraría".

"No hubo anulaciones de reservas. En su momento algunos tuvieron que tomar la decisión de no venir o de aplazar su llegada, pero no lo supimos", explica.

El virus, transmitido por un mosquito que puede acarrear microcefalia en el feto de una madre contaminada, hizo a muchos atletas abandonar la idea de competir en Río.

Lopes recuerda que en 2009, Río disponía de 30,000 cuartos de hotel. "Nuestro objetivo era llegar a 62,000 cuartos en los JO, pero Brasil cambió desde 2009 y con la crisis política y económica solo habrá 56,500 cuartos disponibles para los juegos. Pero terminaremos luego", subrayó.

En la favela, como en casa 

Ya para la Copa del Mundo de 2014 y los JO, varios albergues nacieron en las favelas ocupadas por la policía desde 2008 que se elevan en los morros del barrio turístico de Copacabana.

Este es el alojamiento preferido de jóvenes en busca de aventuras o para turistas con menos dólares en el bolsillo.

El acceso no es fácil: hay que subir a pie las callejuelas estrechas y escarpadas, a veces escaleras, pero la vista del mar bien vale la pena. "Subimos, vemos las pequeñas casas apretadas, las personas y da un poco de miedo, pero al día siguiente nos sentimos como en casa", dijo Marcelo Luis Pirelli, un mochilero argentino de 48 años, por encima del promedio de edad de los clientes, normalmente de entre 18 y 30.

Pirelli se instaló en el albergue de jóvenes de Pablo Andrés Gómez, un chileno de 37 años que abrió su "Green culture Hostel" en Chapeu Mangueira a inicios de 2014. El hostal dispone de 37 camas en habitaciones comunes al precio de 180 reales por día (menos de 55 dólares). 

"Tuvimos una mayor demanda en la Copa del Mundo que ahora. Pero pienso que estará completo durante los juegos", dijo mientras pequeños micos se pasean por la terraza desde donde se ve toda la playa de Copacabana, local de las competencias de voleibol playa y algunas pruebas de natación.

En su opinión, hay menos turistas por "todas las malas noticias difundidas por la prensa: zika, violencia, crisis económica y política".


 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus