•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos personas resultaron muertas y una quincena heridas, de ellas cuatro de gravedad, por disparos en el estacionamiento de una discoteca de Fort Myers (Florida, EE.UU.), donde se celebraba una fiesta juvenil, informaron ayer medios locales.

Los hechos sucedieron sobre las 00.30 horas locales, cuando los "padres de los chicos que habían ido a la fiesta, de "edades entre 12 y 17 años", llegaban a recogerlos para llevarlos de vuelta a casa, dijo en un comunicado la dirección del Club Blu.

El club descartó en un comunicado en Facebook que alguno o algunos de los chicos asistentes a la fiesta hayan sido los autores de los disparos en la discoteca de esta población ubicada en la costa suroeste de Florida.

Por ahora se desconoce cómo y por qué se produjo el tiroteo y si los disparos fueron hechos por una o varias personas, aunque hay tres detenidos como sospechosos que están siendo interrogados.

WINK News, un canal de televisión de la zona, dijo que, según Cherly Garn, del sistema de salud del condado de Lee, al que pertenece Fort Myers, una ciudad de unos 69,000 habitantes, entre las víctimas hay menores de edad, algunos de 12 años.

Una de las dos víctimas mortales falleció en el Hospital General, donde hay dos personas ingresadas en cuidados intensivos: una en estado crítico y otra en estado grave, agregó Garn. En total fueron llevadas a ese centro 16 personas después del tiroteo, agregó.

Fuentes policiales dijeron que muchas personas se fueron por sus propios medios del lugar y buscaron ayuda médica por su cuenta, así que el número total de heridos no se puede precisar por ahora.

Un portavoz del Departamento de Policía de Fort Myers indicó que la policía no solo investiga en la discoteca Club Blu, que estuvo  acordonada, sino también en otro lugar de la ciudad donde hubo un tiroteo contra una vivienda y varios vehículos.

El capitán de la policía Jim Mulligan confirmó que el tiroteo en la discoteca fue en el estacionamiento sin dar más detalles.

LOS ATACANTES

Aunque no se ha informado si fue una sola persona o varias las que dispararon, pero por las marcas colocadas por la policía en el estacionamiento y los testimonios de vecinos se sabe que el autor o autores hicieron unos 30 disparos.

En un comunicado, las autoridades dijeron que la policía de Fort Myers y la oficina del Alguacil del Condado Lee están rastreando intensamente la zona de los hechos "buscando otras personas que podrían estar involucradas".

En el club, donde se celebraba una fiesta llamada "Swimsuit Glow" (literalmente brillo del traje de baño), se registraron escenas de pánico y caos, según relataron a los medios algunos de los asistentes, la mayoría afroamericanos, y otros en las redes sociales.

Uno de estos últimos, citado por WINK News, describió lo que vio como "una casa de locos", en la que la gente corría para todos lados y buscaba refugio donde fuera, mientras unos lloraban y gritaban y otros hablaban con sus padres y amigos por teléfono.

Una chica que estaba allí calificó de "increíble" lo sucedido, según escribió en Facebook.

Otros testimonios mencionan que algunas personas gritaban el nombre de sus seres queridos para saber si estaban allí y bien.
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus