•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La sucesión de inundaciones en varias partes de China ha expuesto fallos en el sistema de emergencia y respuesta de ciudades de todo el país, así como una serie de deficiencias y faltas en planificación urbanística, infraestructura de drenaje y en la gestión de la administración pública.

Así lo consideró Yang Xiaodong, representante del Ministerio de Asuntos Civiles de China, quien añadió que las negligencias de algunos oficiales, las construcciones ilegales en canales secos y un sistema de alerta ineficaz son en parte responsables del alto número de muertes en Hebei (colindante a Pekín) desde la pasada semana.

Al menos 130 ciudadanos han fallecido de momento en Hebei, la provincia más afectada por las lluvias, y otros 110 están ilocalizables, entre ellos varios niños.

En total, las fuertes precipitaciones en el norte y el centro del país desde la semana pasada dejan ya más de dos centenares de muertos y desaparecidos.

Si se hace el recuento desde junio, la cifra asciende a 833 fallecidos por inundaciones, tifones, tornados y deslizamientos de tierra, mientras otras 233 personas están desaparecidas, según datos del Gobierno chino.

Yang, citado hoy por el diario hongkonés South China Morning Post (SCMP), aseguró que se trata de la cifra más alta desde una cadena de desastres naturales similar en 2011.

Las autoridades locales, apuntó Yang, han mostrado "una falta lamentable de conocimiento sobre prevención de inundaciones al permitir la construcción (de viviendas, etc.) en ríos y canales secos, mientras muchas casas no fueron construidas para poder resistir lluvias fuertes".

Entre las ciudades afectadas por las lluvias están Wuhan, Nanjing, Hefei, Pekín y Xian, conocida internacionalmente por los Guerreros de Terracota y donde las autoridades activaron ayer la alerta roja, la de mayor gravedad, por las fuertes lluvias que caen sobre la urbe desde el domingo.

Pese a que el Ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano y Rural de China emitió directrices en 2014 para renovar el sistema de drenaje de las ciudades y construir nuevas carreteras con materiales porosos que pudiesen absorber la mayor cantidad de agua posible, los citados lugares se vieron enseguida afectados por las precipitaciones.

En total, el Ministerio de Asuntos Civiles estima que 14 millones de personas se han visto perjudicadas y miles siguen atrapadas por las inundaciones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus