EFE
  •   Ciudad de México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los sucesos reportados esta última semana parecen actuar de macabro resumen de los principales males que acechan México; crímenes de grupos delictivos con connivencia de las autoridades, hallazgo de fosas, matanzas de familias enteras y enfrentamientos entre narcos y fuerzas de seguridad.

El pasado martes el país se despertó con el asesinato de José Santamaría, alcalde del municipio de Huehuetlán el Grande, en el central estado de Puebla, presuntamente a manos de unos ladrones.

El presidente municipal no es el único político que perdió la vida en estos últimos días, pues fue asesinado a tiros el alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto, junto a su conductor, en el peligroso estado de Guerrero, a pesar de contar con protección.

Soto había denunciado reiteradamente amenazas del crimen organizado, muy presente en la región de Tierra Caliente que habitaba.

"El problema es estructural, no temporal. El origen de la violencia es que las bandas criminales siguen operando y esto se debe, en buena medida, a que el Estado sigue teniendo instituciones muy débiles", dijo a Efe el experto en temas de seguridad y narcotráfico Jorge Chabat.

Para el analista Alejandro Hope, el problema del Gobierno federal es que se quedó "sin política" cuando no lograron fortalecer estados y municipios con el mando único policial, que busca concentrar la seguridad en 32 responsables, uno por cada estado.

En este escenario, México cerró 2015 con 17,028 homicidios dolosos, un aumento del 8.8 % frente a los 15,653 registrados en 2014, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Entre enero y junio de este año la institución contabilizó 9,413 casos.

De acuerdo con un recuento del diario Milenio, unas dos terceras partes (6,014) serían asesinatos cometidos por la delincuencia organizada.

De seguir en esa misma senda, el año cerraría con 19,000 homicidios dolosos en todo el territorio, la cifra más alta desde el 2013.

Exigen conocer cantidad de guardias que vigilan a El Chapo en la cárcel

EFE • Las autoridades deberán informar el número de guardias que vigilaban a Joaquín "El Chapo" Guzmán en el penal del Altiplano, en el central Estado de México, informó ayer el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

El INAI instruyó al "Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social dar a conocer el número de custodios asignados a la vigilancia de Joaquín Guzmán Loera en el entro Federal de Readaptación Social (Cefereso) El Altiplano", explicó un boletín del organismo.

Por ello, se debe informar del número de vigilantes que tenía el líder del cártel de Sinaloa en "pasillo y celda", así como "las medidas de seguridad aplicadas de manera específica al interno".

"El Chapo" Guzmán ha escapado dos veces de cárceles de máxima seguridad mexicanas, la primera en 2001 y la segunda en 2015.

"No hay un riesgo inminente respecto a la difusión de los datos requeridos, por el contrario, la publicidad de dicha información abona a la rendición de cuentas sobre el actuar de las autoridades penitenciarias", subrayó el organismo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus