•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se reunirá mañana, martes, en San Petersburgo con el líder ruso, Vladímir Putin, en su primera visita al exterior desde la fallida intentona golpista en su país.

"Esta será una visita histórica, un nuevo comienzo. En las conversaciones con mi amigo Vladímir, creo que se abrirá una nueva página en las relaciones bilaterales", dijo Erdogan en una entrevista con la agencia TASS.

No es casual que Erdogan haya elegido Rusia para su primera salida tras la intentona golpista del 15 de julio, ya que Putin fue uno de los pocos dirigentes mundiales que lo apoyó inequívocamente desde un primer momento y que se ha abstenido de poner en duda la involución democrática que ha seguido a la asonada militar.

Turquía considera que el apoyo ruso durante el golpe ha sido "incondicional y desinteresado", muy al contrario que en el caso de EEUU y la Unión Europea, que no han ahorrado críticas a la deriva autoritaria que ha tomado Erdogan.

"Occidente apoya el terror y se puso del lado de los golpistas. No hemos recibido de nuestros aliados el apoyo que esperábamos, ni antes ni después de la intentona golpista", lamentó Erdogan.

Nada más fracasar el golpe de Estado, Putin llamó por teléfono a Erdogan para expresarle su apoyo y abogar por "el pronto restablecimiento del orden constitucional y la estabilidad" en Turquía.

Putin y Erdogan se reunirán después de que el líder turco pidiera perdón a finales de junio por el derribo del avión de combate ruso en la frontera de Turquía con Siria, incidente en el que uno de los pilotos fue ametrallado cuando descendía en paracaídas.

Las disculpas turcas permitieron iniciar el proceso de normalización de unas relaciones que estuvieron estancadas entre noviembre de 2015 y junio pasado, lo que, además de un coste político, provocó grandes pérdidas económicas.

"El presidente turco viene a San Petersburgo pese a la muy difícil situación política en su país. Esto demuestra que los socios turcos están realmente interesados en el restablecimiento de la cooperación con nuestro país", destacó Yuri Ushakov, asesor del Kremlin.

No obstante, el asunto del avión aún no está cerrado, ya que, como reconoció Ushakov, Ankara aún no ha pagado la compensación que exige la parte rusa, tema que será abordado en la antigua capital zarista.

Putin tendrá que hilar muy fino en este asunto, ya que las encuestas aseguran que una mayoría de rusos no se conforman con las disculpas de Erdogan y las afirmaciones de que fue el piloto quien decidió abatir el cazabombardero ruso.

El Kremlin adelantó que una de las prioridades de las conversaciones será el conflicto sirio y la lucha contra el terrorismo, terrenos en los que ambos países han asumido bandos antagónicos.

Rusia lanzó una intervención aérea que ha permitido reforzar sus posiciones al régimen del presidente Bachar al Asad, enemigo acérrimo de Erdogan, quien ha apoyado a la oposición armada.

"Esperemos que la postura turca sea más constructiva", comentó Ushakov, a lo que Erdogan respondió a TASS que sin Rusia no será posible arreglar el conflicto sirio.

Olvidadas quedan, por el momento, las duras acusaciones de Putin, quien denunció que la familia de Erdogan se beneficiaba del comercio de petróleo con los yihadistas, a los que además suministraba armamento y daba refugio.

Pero no está claro qué ocurrirá con los kurdos sirios, ya que Rusia los ha apoyado abiertamente -han abierto una legación en Moscú- aunque no les ha suministrado armamento, como sí ha hecho con los kurdos iraquíes.

Por otra parte, Turquía es el quinto socio comercial de Rusia, además de destino principal de sus turistas y uno de sus principales inversores, por lo que Erdogan está más que interesado en restablecer los intercambios comerciales.

Ingenieros rusos están construyendo la primera central nuclear de ese país y quieren tender un gasoducto por su territorio para suministrar gas a la UE (el Turkish Stream).

Turquía, por su parte, está interesada en la pronta reanudación de los vuelos chárter para revitalizar el turismo ruso: en 2015, 3,6 millones de turistas rusos visitaron Turquía, mientras en los primeros cuatro meses de este año fueron menos de cien mil.

Los intercambios comerciales cayeron un 43 por ciento en los primeros cincos meses del año.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus