•   El Cairo y Estambul  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las fuerzas rebeldes sirias y las fieles al régimen de Bachar al- Asad han recibido la llegada de importantes refuerzos para preparar la "gran batalla" por el control total de la ciudad de Alepo (norte), dijo ayer a Efe el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahmán.

El director de la ONG precisó que, por parte del régimen, han llegado 2,000 combatientes chiíes del grupo aliado libanés Hizbulá, de Irán y de Irak. 

También el Ejército de Al Fatah (la conquista), una de las principales alianzas armadas islámicas de Siria, y el Partido Islámico del Turkestán enviaron a centenares de sus milicianos para reforzar sus fuerzas de cara al próximo inicio de la "gran batalla para liberar Alepo".

La Coalición Nacional Siria (Cnfros), principal formación política opositora, ha exigido ayer a Naciones Unidas y a la comunidad internacional que den un respaldo más decidido a los rebeldes en su lucha por el control de la ciudad de Alepo, tras romper el cerco de las fuerzas del régimen. 

"La ONU y la comunidad internacional tienen por delante mucho trabajo para apoyar Siria, si tienen una intención seria de llevar a cabo la transición política" dijo el presidente de la Cnfros, Anas al Abdeh, en una rueda de prensa celebrada en Estambul.

Agregó que la oposición siria "tiene una determinación diez veces superior a la comunidad internacional" y anunció que, una vez roto el cerco de Alepo, los rebeldes se disponían ahora a una gran batalla para "liberar la tierra y los habitantes de toda la ciudad de Alepo".

Agregó que "aún hay tiempo" para que los soldados y oficiales del Ejército gubernamental deserten y se unan a las filas de la rebelión.

El primer ministro del Gobierno interino formado por la Cnfros, Yauad Abu Hatab, indicó que, gracias a la ruptura del cerco, se estaba implantando ahora una coordinación entre todos los consejos cívicos locales de Alepo y de la vecina provincia de Idlib.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus