•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ciudad de Milwaukee (Wisconsin) trataba ayer de recobrar la calma después de una noche de disturbios que la convirtieron el sábado en un nuevo foco de tensión por la violencia policial en EE.UU., cuando un agente afroamericano matara a un hombre negro armado.

Milwaukee tomó el relevo a las protestas que desde hace dos años han sacudido ciudades como Ferguson (Misuri) y Baltimore (Maryland) después de la muerte de hombres negros a manos de policías, aunque al contrario que en esos casos, la víctima esta vez estaba armada,
según las autoridades.

El gobernador de Wisconsin, Scott Walker, autorizó ayer el despliegue de la Guardia Nacional en esa localidad para prevenir que se repitan las protestas, que la noche del sábado derivaron en enfrentamientos con la Policía y el incendio de varios negocios y de una gasolinera.

Los disturbios, que se saldaron con tres detenidos y un policía herido por un ladrillo lanzado contra su vehículo que le dio en la cabeza, tuvieron como resultado la muerte esa misma tarde de un joven de 23 años que trató de huir a pie cuando los agentesdetuvieron el automóvil en el que viajaba.

El fallecido fue el joven negro Sylville Smith, informó ayer su familia y confirmó después la Policía local.

Según el relato policial, Smith era un hombre con "un largo historial de arrestos" y viajaba en un vehículo con un acompañante cuando fue detenido por lo que el alcalde de Milwaukee, Tom Barrett, describió como actividad "sospechosa".

Los ocupantes del vehículo huyeron entonces a pie y los policías iniciaron una persecución que acabó con la muerte de Smith por disparos de uno de los agentes, de acuerdo con un comunicado del Departamento de Policía de Milwaukee.

Smith tenía en la mano una pistola semiautomática que había robado en marzo en otra localidad de Wisconsin, Waukesha, según el comunicado oficial.

Cuando Smith salió del vehículo e intentó huir, el policía "le pidió que soltara su pistola, pero no la soltó" y fue entonces cuando el agente le disparó en el pecho y en el brazo, lo que provocó su muerte en el acto, aseguró Barrett.

El policía que disparó también es negro y tiene 24 años, explicó el jefe de Policía local, Edward Flynn, en una rueda de prensa.

El agente, que no ha sido identificado y estará de baja mientras dure la investigación estatal, llevaba una cámara adherida al uniforme para grabar su interacción con la comunidad, una medida que han tomado varios departamentos de Policía del país ante las denuncias de violencia injustificada contra las minorías.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus