•   Santo Domingo, República Dominicana  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente dominicano, Danilo Medina, asumió este martes para un segundo mandato de cuatro años con el reto de que la pujanza económica contribuya a reducir la pobreza.

Vestido de blanco, con la banda presidencial cruzada en el pecho, Medina prestó juramento en un acto al que asisten, entre otros, presidentes como Nicolás Maduro (Venezuela), Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador) y el interino de Haití, Jocelerme Privert.

El mandatario inicia su segundo período con desafíos como sacar adelante una reforma tributaria que ayude a acortar la brecha social, según analistas.

Tras su discurso de investidura, Medina se trasladará al palacio presidencial para juramentar a los miembros de su gabinete, según un comunicado de la casa de Gobierno.

En vísperas de la juramentación, el Gobierno resaltó como logros del primer período la inversión prioritaria en educación, el apoyo a pequeños productores con préstamos y asistencias técnicas, y la reducción de la pobreza de 42,2% a 32,3%.

República Dominicana tiene una economía estable basada en el turismo, con un crecimiento de 7% en 2015 y de 6% proyectado para 2016 por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

La inflación interanual, en tanto, se ubicó en julio 1,85%, pero la pobreza sigue siendo inquietante en un país donde, además, el desempleo llega a 13,3%, según el Banco Central.

Reforma fiscal para acortar la brecha

Medina, de 64 años, economista y experimentado dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD, centro), impulsó una reforma constitucional para poder optar por un segundo período consecutivo.

Para el nuevo cuatrienio, el economista Pavel Isa Contreras prevé un entorno macroeconómico favorable por los bajos precios de los hidrocarburos, pero con la presión de temas sociales que "seguirán amenazando la estabilidad a largo plazo".

El académico del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec) dijo a la AFP que en las grandes cuestiones sociales, como la precariedad del servicio de salud, se torna difícil una solución estructural porque demandan grandes fondos.

Estos recursos "dependen de una reforma fiscal profunda, que elimine gasto improductivo, ilegítimo", dijo el analista, para quien los temas sociales y de comercio no se vislumbran prioritarios en el corto plazo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus