•   Alepo, Siria  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Símbolo de la violenta y sangrienta guerra que enluta Siria, las imágenes de un niño herido por los bombardeos rusos y del régimen sobre Alepo provocaron ayer una gran emoción en las redes sociales.

Imágenes masivamente compartidas en internet desde el miércoles por la noche muestran a un niño de 4 años sentado solo en una ambulancia, con el rostro cubierto de polvo y sangre, aturdido por la explosión.

Tomadas durante un ataque aéreo contra el barrio rebelde de Qaterji, las imágenes de video y fotos del pequeño Omran ya dieron la vuelta al mundo provocando la indignación de los internautas.

Pero la guerra no da respiro en esta metrópoli del norte de Siria, en la que régimen y rebeldes se disputan el control total de la ciudad dividida desde 2012.

En el terreno, ambos bandos no consiguen avanzar.

El régimen no ha logrado recuperar el terreno perdido hace casi dos semanas y los rebeldes no han concretado su llamado solemne a tomar la ciudad en su totalidad.

Así, un sitio prorrégimen anunció ayer que las fuerzas gubernamentales habían tomado dos aldeas rebeldes cercanas a Alepo, pero los sitios de la oposición aseguran haber repelido el ataque.

Según una fuente sobre el terreno, el ejército multiplica sus incursiones en las zonas rebeldes para probar sus líneas defensivas y matar el mayor número posible de insurgentes, para luego retirarse y así evitar demasiadas bajas en sus filas.

El 31 de julio, los rebeldes y sus aliados yihadistas del Frente Fateh al Sham (ex Al Nosra) habían lanzado una ofensiva de envergadura que les permitió romper el sitio impuesto a los sectores bajo su control por las tropas de Bashar al Asad.

PAUSA SEMANAL

Cada bando intenta sitiar y asfixiar al otro, sin éxito por el momento: los rebeldes han logrado abrir una vía de acceso al sur a través del barrio de Ramusa y el régimen otra por el norte.

Los 28 países miembros de la Unión Europea (UE) reclamaron ayer "un cese inmediato" de los combates en Alepo, con la finalidad de no entorpecer la intervención de los servicios de socorro y la prosecución de las operaciones humanitarias.

Rusia anunció estar dispuesta a instaurar "desde la semana próxima" una pausa humanitaria semanal de 48 horas que concierna tanto a los barrios del este de Alepo, bajo control de los rebeldes, como a los del oeste, controlados por las fuerzas gubernamentales, utilizando dos rutas diferentes para el reabastecimiento.

Al mismo tiempo, "los aviones del régimen y rusos realizan decenas de ataques diarios sobre la provincia de Idleb y el oeste de la vecina provincia de Alepo para impedir el envío de refuerzos rebeldes al sur de Alepo", afirmó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"Los rebeldes han puesto todas sus fuerzas en los combates y las fuerzas del régimen están agotadas", dijo Abdel Rahman.

Según este, a pesar de la ventaja que significa la fuerza aérea para el régimen y el apoyo aéreo ruso, los ataques "no parecen muy eficaces" puesto que se combate desde muy cerca. El régimen no logra quitarles sus posiciones a los rebeldes.

Este jueves, los bombardeos del régimen continuaban sobre los barrios del este de Alepo, donde 146 civiles, entre ellos 22 niños, han muerto desde el 31 de julio.

CONTRA LOS KURDOS

Desencadenado en marzo de 2011 por la represión contra manifestaciones prodemocracia, el conflicto en Siria se volvió muy complejo a causa de la intervención extranjera y el auge militar de los yihadistas. Esta guerra ha provocado más de 290,000 muertos y millones de personas han sido desplazadas de sus hogares.

Ayer, aviones del régimen sirio bombardearon, por primera vez desde el comienzo de la guerra, varios sectores controlados por las fuerzas kurdas en Siria, que mantenían una posición neutral en el conflicto, según el OSDH.

Los ataques aéreos apuntaron a tres retenes y a otros tantos cuarteles generales en la ciudad de Hassaké (nordeste). Dos tercios de esta localidad están bajo control de las fuerzas kurdas y el resto del régimen, lo que ha generado tensiones recurrentes.

"Los kurdos no deben confundir sus sueños de autonomía con la realidad", advirtió a la AFP una fuente de seguridad siria. Los kurdos sirios (15% de la población) autoproclamaron en marzo una "región federal" y sueñan con poder unir todas las que controlan en el norte del país.

En el frente de lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), Moscú bombardeó sus posiciones en Deir Ezzor (este) con 18 aviones que despegaron desde Rusia e Irán.

Por otro lado el grupo Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en sus siglas en kurdo), principal milicia kurdosiria, acusó al Gobierno de Damasco de atacar sus posiciones en la ciudad nororiental de Al Hasaka para "frustrar" su campaña contra el yihadista Estado Islámico (EI) en otras partes del país.

La aviación del régimen sirio bombardeó ayer por primera vez desde el inicio del conflicto en el país en 2011 zonas controladas por las fuerzas kurdas en Al Hasaka, según activistas y medios kurdos.

En un comunicado, la milicia señaló que el ataque "se produce en un momento en el que las YPG y las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) lograron victorias abrumadoras contra el grupo terrorista Dáesh (acrónimo en árabe del EI) con el fin de debilitar la campaña que llevó a la liberación de Manbech (el pasado fin de semana) y frustrarla".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus