•   Chicago, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, visitó este viernes el estado de Luisiana, en el sur de Estados Unidos, donde los servicios de rescate y los residentes trabajaban parea recuperarse de las históricas inundaciones, que dejaron 13 muertos.

Trump y su compañero de fórmula, Mike Pence, recorrieron algunas de las zonas devastadas por las inundaciones y se reunieron con líderes locales republicanos y con funcionarios de emergencias.

Por su parte, el presidente Barack Obama anunció que viajará a Luisiana el martes, tras las críticas de algunos residentes por no haber acudido al lugar.

Según funcionarios, unos 40.000 hogares se vieron afectados por las inundaciones y más de 86.000 personas habían solicitado ayuda federal hasta el momento, aunque se espera que esta cifra crezca.

Trump y Pence hablaron también con voluntarios de gestión de desastres, visitaron inmuebles dañados, conocieron a una pareja de ancianos que les contaron que habían tenido que trepar al tejado de su casa para escapar de las crecidas del agua y escucharon un breve informe de funcionarios de emergencias.

En una de las paradas, el candidato republicano criticó a Obama, según la prensa, por seguir de vacaciones durante el desastre e ir a jugar al golf el miércoles.

"El presidente dice que no quiere venir, que está intentando acabar una partida de golf", dijo Trump, según ABC News.