•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, criticó ayer al fiscal general, Douglas Meléndez, por allanar en la noche del viernes la vivienda del exmandatario Mauricio Funes (2009-2014) en una investigación por supuestos actos de corrupción cometidos durante su administración.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó en sus redes sociales sobre el allanamiento de varias viviendas, incluida la casa en la que habita el expresidente Funes, quien también gobernó por el actual partido oficialista.

Sánchez Cerén dijo a Meléndez que "tiene que respetar las leyes y respetar los procesos tal y como lo establece la ley", y no solo "tomarse la foto y salir en los periódicos".

De acuerdo con el ente fiscal, la intervención en el inmueble forma parte de una investigación contra Funes por los delitos de "peculado, negociaciones ilícitas, malversación, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias", misma que no se había hecho pública.

A media semana, la FGR allanó las empresas de seguridad privada y de venta de armas de Miguel Meléndez, amigo de Funes, quien supuestamente se benefició de su relación para obtener contratos con el Gobierno.

"Allanamientos que realiza la Fiscalía son a raíz de información recabada en los primeros registros hechos en empresas y vivienda" del empresario, informó la institución.

Por su parte, Mauricio Funes calificó de "show" las actuaciones de la FGR y aseguró que "no ha encontrado ninguna prueba de enriquecimiento ilícito" en su contra, que la vivienda "es alquilada" y "no tiene relación con propiedades" de Miguel Meléndez.

La FGR difundió imágenes de la vivienda en las que se muestran diversos tipos de armas e informó que diferentes cajas fuertes localizadas en el inmueble están "llenas de armas y munición".

Las "armas encontradas en mi casa de habitación están legales. Una parte de ellas son obsequios de la Fuerza Armada y Policía Nacional Civil. ¿Eso es corrupción?", cuestionó Funes en su cuenta de Twitter.

Para Sánchez Cerén, hay "sectores y de partidos que quieren aprovechar esta situación" porque buscan "venganza" contra el expresidente, en referencia a la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), por los señalamientos de Funes contra el exmandatario Francisco Flores (1999-2004), que perteneció a ese partido.

Funes hizo público en 2013 un informe confidencial del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, con el que denunció en reiteradas ocasiones que Flores, fallecido a finales de este enero, recibió donativos de Taiwán de los que se desconocía su paradero y por lo que afrontó un proceso penal.

BENEFICIO DE LA DUDA

No obstante, Sánchez Cerén dio el beneficio de la duda al fiscal general y aseguró que cree en su "compromiso por la justicia y que va a garantizar que no exista manoseo de aquellos sectores que quieren condenar ya" a Funes.

Funes fue el primer gobernante salvadoreño que llegó al poder bajo la bandera de la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional desde que se convirtió en partido político tras el fin de la guerra civil (1980-1992).

El expresidente también enfrenta un proceso civil por supuestamente incrementar de manera injustificada su patrimonio en más de 700,000 cuando ejerció el poder. De igual forma, fue citado el pasado 3 de febrero a testificar ante la FGR por las supuestas negociaciones que su gobierno entabló con las principales pandillas para reducir los homicidios entre 2012 y 2014. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus