•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El activista ruso Román Roslovtsev, opositor que se hizo famoso por protestar repetidamente en la Plaza Roja contra el retroceso de la democracia en Rusia con una máscara del presidente, Vladímir Putin, pidió hoy asilo político en Ucrania.

"El motivo por el que decidí pedir asilo en Ucrania es la imposibilidad de seguir mis actividades contestatarias en Rusia. Junto a mi casa montan guardia agentes del Servicio Federal de Seguridad" (FSB, antiguo KGB), declaró Roslovtsev a la televisión ucraniana, según informan medios rusos.

Roslovtsev, que labró su fama al manifestarse en once ocasiones con una careta de Putin, aseguró que debido a la estrecha vigilancia a la que le sometió el FSB, decidió huir a Ucrania sin ninguna pertenencia personal.

El incidente que le llevó a abandonar Rusia ocurrió a finales de julio, cuando unos desconocidos que se identificaron como miembros de las fuerzas de seguridad lo introdujeron contra su voluntad en un coche y le conminaron a suspender sus protestas con la imagen del jefe del Kremlin.

Al principio, el Servicio de Fronteras ucraniano informó a la prensa de que "un conocido escritor" había pedido asilo "debido a la persecución política en Rusia".

Al parecer, Roslovtsev, cuya petición fue inmediatamente satisfecha por los servicios migratorios ucranianos, se presentó como escritor y personalidad pública rusa al cruzar la frontera entre Ucrania y Bielorrusia.

El opositor, que fue detenido en una veintena de ocasiones y pasó varias semanas en arresto administrativo, se manifestó en los últimos meses en solitario con una máscara de goma de Putin contra una ley que limita la libertad de expresión con penas de cárcel.

"Nuestro país está dirigido por un dictador, pero él tiene cierta educación jurídica. Debería entender que ese artículo es absurdo y anticonstitucional", dijo en junio a Efe Roslovtsev, de 36 años.

Se refería al artículo del código penal 212.1 que tipifica como causa penal la suma de cuatro faltas administrativas cometidas en un plazo de 180 días y que él y otros opositores consideran "un disparate".

Esta misma semana Ucrania también concedió asilo político al opositor ruso Vladímir Iónov, que huyó ante la amenaza de ser encarcelado por participar en varias protestas contra esa misma ley.

Iónov, de 76 años, fue el primer activista contra el que la Justicia rusa incoó (en enero de 2015) un proceso judicial en virtud del artículo 212.1.

Hasta el momento, sólo un opositor ruso ha sido encarcelado por ese artículo, Ildar Dadin, al ser condenado a tres años de prisión a finales del pasado año.

Kiev y Moscú viven actualmente una nueva escalada de tensión debido a las acusaciones de Putin de que los ucranianos planeaban una campaña de atentados terroristas en la anexionada por Rusia península de Crimea, tras lo que Ucrania puso en máxima alerta de combate a sus tropas en la zona.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus