•   Estambul, Turquía  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En la ciudad de Gaziantep, en el sureste de Turquía, blanco el sábado por la noche de un atentado suicida en plena celebración de una boda, el dolor de las familias en luto se mezclaba con la cólera contra el gobierno.

Un zapato ensangrentado de niño, yaciendo en el suelo, atestiguaba el domingo del horror del atentado perpetrado la víspera por un adolescente, en esta ciudad a 60 km de la frontera con Siria, que dejó al menos 51 muertos.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan acusa del atentado al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

En el barrio de Adkere de mayoría kurda, madres, padres, primos y sobrinos de las víctimas acudieron temprano por la mañana a los hospitales de la ciudad. Muchos de ellos se desmayaron de dolor.

Cerca de 200 personas se encontraban el domingo cerca de la plaza donde ocurrió el atentado para seguir de cerca el trabajo de los investigadores.

Las ventanas de las casas aledañas estaban destrozadas. Cuando un fotógrafo de AFP llegó al lugar del estallido, aún había cuerpos despedazados yaciendo en el suelo.

En espacio de unas horas, la cólera se apoderó de estas personas en luto.

Durante un funeral, un grupo de personas lanzó botellas contra la policía, que se mantuvo a distancia. "¡La culpa es tuya, Erdogan!", gritaban algunos contra el presidente turco, al que acusan de no haberlos protegido.

La multitud obligó a un funcionario local del partido en el poder, el AKP, que quería estar presente para los entierros a irse.

Los ataúdes estaban cubiertos de un manto blanco, otros llevaban la bandera kurda. "Perdí a mis hijos, no los volveré a ver nunca", gritaba una madre.

En un comunicado publicado unas horas después del atentado, el partido prokurdo HDP denunció la "pasividad" del gobierno turco.

"En el trascurso de los años, Gaziantep se ha convertido en un refugio para militantes del EI. Desde hace mucho tiempo, los habitantes de esta provincia decían que el EI estaba cada vez más presente", escribió.

"Tras la masacre de octubre (103 muertos el 10 de octubre de 2015 en un doble atentado suicida durante una manifestación prokurda en Ankara), sabíamos que existía la amenaza de un ataque contra una boda kurda", afirmó el HDP.

"Lastimosamente, pese a las advertencias, el gobierno no tomó las medidas necesarias para impedir que pasaran al acto", denunció el HDP.

Y lo que tenía que ser uno de los días más especiales en la vida de la novia Besna Akdogan -que sobrevivió al ataque, al igual que el novio- se convirtió en el peor.

"Convirtieron a nuestra boda en un baño de sangre", dijo el domingo al salir del hospital. Muy débil, la novia tuvo que ser hospitalizada nuevamente horas más tarde.

Por una ironía del destino, los novios tuvieron que abandonaron su región kurda natal de Siirt y se instalaron en Gaziantep para huir de los combates entre la guerrilla kurda y las fuerzas de seguridad turcas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus