•   Estambul, Turquía  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El atentado suicida contra una boda en la ciudad de Gaziantep, en el sureste de Turquía, atribuido ayer al yihadista Estado Islámico (Dáesh), ha vuelto a poner de manifiesto las tensiones existentes entre las corrientes de izquierda y las redes islamistas radicales en la población kurda de Anatolia.

La masacre fue cometida por un adolescente de 12 a 14 años que "se hizo detonar o al que hicieron detonar" en una calle céntrica de la ciudad donde se celebraba la boda, aseguró ayer ante la prensa el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Un comunicado de la Fiscalía de Gaziantep confirmó el hallazgo de un chaleco-bomba despedazado en el lugar de los hechos, informa el diario "Hürriyet".

El saldo actual de víctimas es de 51 muertos y al menos 94 heridos, de los que 69 siguen ingresados en los hospitales de la ciudad, 17 de ellos con pronóstico grave.

El atentado sucedió apenas una hora antes de la medianoche local, en una calle donde se había congregado un gran número de amigos y familiares de los novios para celebrar la tradicional "Noche de la Henna", la última que la novia pasa en casa de su familia antes de trasladarse al hogar matrimonial.

El estallido provocó escenas infernales de cuerpos despedazados y una testigo contó a la prensa que solo se salvó porque el vecino con el que conversaba cayó sobre ella al morir, protegiéndola así de la onda expansiva.

Por su violencia, el objetivo elegido y el saldo de víctimas civiles, el atentado recuerda a los cometidos por el Dáesh en la población de Suruç en julio de 2015 contra una asamblea de la izquierda kurda y el de Ankara en octubre pasado, contra una marcha de los sindicatos a favor de la paz en las regiones kurdas.

Un comunicado de su oficina, emitido horas después de la masacre, recordó que en Gaziantep, ciudad de unos 1.8 millones de habitantes a apenas 50 kilómetros de la frontera siria, conviven grupos étnicos turcomanos, kurdos y árabes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus