•  |
  •  |
  • AFP

Turquía afirma haber lanzado la operación en Siria para expulsar al grupo Estado Islámico (EI) y a las milicias kurdas de la zona fronteriza con este país en guerra desde hace cinco años y medio. Pero ¿por qué? y ¿qué consecuencias tendrá?

El objetivo declarado de la operación Escudo del Éufrates es echar a los yihadistas de la ciudad siria de Jarablos, del otro lado de la frontera. A última hora de la tarde, los rebeldes sirios apoyados por Ankara afirmaron haberlo conseguido.

¿Por qué ahora?

Esta operación se produce cuatro días después de un atentado en Gaziantep (sudeste), cerca de la frontera con Siria, que causó 54 muertos durante una boda y que parece obra del EI.

Además, en los últimos días, Turquía fue blanco de disparos de mortero y de cohetes realizados desde ciudades sirias controladas por el EI.

El grupo EI "no ha parado de atacar el territorio turco desde Siria y esta operación constituye antes que nada una respuesta" a ello, estima la directora del Centro de Estudios de Seguridad de la Universidad de Bahcesehir (BAUCESS) en Estambul, Gulnur Aybet.

"Existe la posibilidad de que estos ataques del EI se intensifiquen y por eso Turquía consideró necesario tomar medidas, cruzar la frontera (turcosiria) con tanques y tropas terrestres", añadió.

Emre Tuncalp, experto en Turquía del gabinete de asesoramiento en gestión de riesgos Stroz Friedberg, también ve un "deterioro" de la situación de la seguridad en la frontera: "El ataque de Gaziantep y los disparos de mortero y de cohetes contra Karkamis de ayer fueron la gota que colmó el vaso".

¿Cuál es el objetivo?

Para Aybet, esta operación tiene dos metas: combatir la amenaza del EI e impedir a las milicias kurdas apoderarse de territorios de los que expulsaron a yihadistas.

Turquía considera que las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) están estrechamente ligadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización que tilda de "terrorista", al igual que hacen Washington o la Unión Europea.

Los kurdos sirios "ocupan ya una parte importante de la región fronteriza pero una zona del medio sigue en manos del EI", explica.

Con su intervención ahora las fuerzas turcas "impiden también a las YPG avanzar en estas regiones", sugiere la directora de BAUCESS.

Tuncalp recuerda que Turquía siempre dijo que los combatientes kurdos no podían cruzar una línea roja marcada por el oeste del Éufrates. Estados Unidos afirma habérselo recordado a los kurdos.

Tuncalp añade que Ankara se asustó al ver cómo los kurdos sirios se apoderaban en agosto de Manbij, al sur de Jarablos, bastante alejada del oeste del Éufrates: "Fue un motivo adicional para intervenir".

¿Cuáles son las consecuencias para las milicias kurdas sirias?

Esta operación militar demuestra que Turquía no dejará a las PYG echar raíces en su frontera, según Aybet.

La operación "trastoca los planes de las PYG", añade. "Creen que los estadounidenses los apoyarán hasta el final en su conquista territorial, pero Estados Unidos juega al pragmatismo".

¿Va a ser más tolerante con Asad?

El primer ministro turco Binali Yildirim reconoció por primera vez hace unos días que el presidente sirio Bashar al Asad es uno de los "actores" en Siria y que como tal es posible "hablar con él para la transición".

Turquía está ahora más en contacto con Irán y Rusia, aliados de Asad.

Por el momento ninguna potencia occidental ha condenado la operación turca, que ha coincidido con un viaje del vicepresidente estadounidense Joe Biden a Ankara.

Para el director del programa de investigación turco en el Washington Institute, Soner Cagaptay, la caída de Asad ha dejado de ser el principal objetivo de Turquía, y ahora es detener el avance de los kurdos en el norte de Siria.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus