•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Representantes de Estados Unidos y Rusia están reunidos en Ginebra para intentar completar los detalles de un acuerdo para una nueva tregua en Siria, confirmó el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

"La discusiones actuales van más allá de la tregua de 48 horas" solicitada por la ONU en Alepo para aportar ayuda humanitaria a la población, dijo De Mistura.

Los responsables de Exteriores estadounidense, John Kerry, y ruso, Serguei Lavrov, se reunieron la semana pasada en Ginebra para intentar cerrar un acuerdo de cese de hostilidades en Siria, lo que no consiguieron, pero anunciaron que sus expertos continuarían las discusiones para llegar a un entendimiento. 

"Nosotros apoyamos esas discusiones. Ahora todo lo demás es marginal porque la ayuda humanitaria no está entrando donde se necesita a causa de los combates", explicó De Mistura.

Sobre la nueva estrategia política que se prepara, adelantó que será "bastante clara" y se hará pública en la semana previa a la Asamblea General para que sea analizada en ese foro.

Por otra parte, el enviado especial confirmó la "creciente militarización" del conflicto sirio y lanzó un llamamiento a Estados Unidos, Rusia, Irán, Arabia Saudí y, en general, a los países con influencia en el conflicto sirio para que ayuden a destrabar el acceso humanitario a Alepo.

Al respecto, subrayó: la ONU "continúa lista para transportar la ayuda en cualquier momento, apenas recibamos las indicaciones de las partes" beligerantes.

Sobre el bloqueo de la ayuda vital para los civiles que se encuentran en áreas sitiadas militarmente, se informó de que a lo largo de todo agosto sólo se pudo acceder a tres de las dieciocho localidades cercadas.

La población ayudada el pasado mes representó menos de un tercio de la que se encuentra en todas las zonas sitiadas del país, la gran mayoría por las fuerzas del régimen sirio.

El coordinador de esta operación humanitaria, Jan Egeland, dijo que la ONU espera ahora la respuesta del Gobierno a su plan de operación para septiembre, con la cual se pretende llevar ayuda a 1,2 millones de personas.

Egeland lamentó en particular la situación de la población en Daraya, en la periferia de Damasco, asediada desde hace cuatro años y adonde sólo ha llegado un convoy con ayuda en todo este tiempo, a pesar de que la ONU pide cada semana a las autoridades que le permitan entrar con ayuda.

"Necesitamos romper con los asedios, pero esto no se logra simplemente cuando la población se rinde por la hambruna y los bombardeos, sino cuando hay acceso humanitario y libertad de movimiento para los civiles", enfatizó Egeland. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus