•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El histórico alto el fuego bilateral y definitivo entre el Gobierno colombiano y las FARC cumplió ayer su primera semana bajo el más estricto cumplimiento, sin registro de muertos o enfrentamientos, lo que supone un avance de la nueva era a la que se asoma el país.

El informe de la primera semana lo ofreció el presidente Juan Manuel Santos a primera hora: El alto el fuego y de hostilidades bilateral comenzó a las cero horas del pasado 29 de agosto, apenas cinco días después de que el Gobierno colombiano y las FARC rubricaran un acuerdo de paz tras casi cuatro años de diálogos en La Habana.

De ese modo se puso fin a 52 años de conflicto armado, si bien 13 meses antes ambas partes habían iniciado una reducción de sus ofensivas, lo que llevó el nivel de violencia en el país a mínimos históricos.

Las FARC iniciaron un alto el fuego unilateral el 20 de julio del año pasado que fue respondido por Santos con una suspensión de los bombardeos contra sus campamentos, principal arma utilizada por la fuerza pública para combatir con éxito a la guerrilla.

"Son muchas las vidas de colombianos que se han salvado", dijo Santos al hacer balance de la primera semana sin enfrentamientos.

PAZ VA EN SERIO

El mandatario remarcó la importancia de estos siete días frente a lo sucedido en el mismo período de años anteriores.

Entre el 29 de agosto y el 4 de septiembre de 2010, por ejemplo, hubo cinco muertos y seis heridos entre civiles, soldados y policías. Además, una persona fue secuestrada, recordó.

Esos números contrastan con los registrados en los últimos siete días y sirven "para entender la magnitud" de lo alcanzado.

"Esa misma semana de 2010 hubo quince acciones violentas por parte de las FARC, es decir un poco más de dos diarias. Esta semana: ¡Cero!", subrayó el presidente colombiano.

El alto el fuego definitivo fue ordenado por Santos el pasado 25 de agosto y respondido tres días después con una instrucción idéntica del líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias "Timochenko".

Tomar esa medida una vez alcanzado un acuerdo había sido una promesa establecida por el presidente que durante los casi cuatro años de negociaciones afrontó numerosas críticas y quemó buena parte de su capital político.

Sin embargo, la llegada a buen puerto ha supuesto, como dijo hoy, poder mostrar las razones del empeño durante el tiempo de los diálogos.

"Cada semana, cada día que vivimos sin conflicto con las FARC, salvamos vidas colombianas", dijo este lunes Santos con contundencia.

Ese es, según explicó, "el beneficio claro y evidente" de haber terminado el conflicto armado de más de medio siglo.

Pero para llegar a implementar ese acuerdo faltan dos pasos, que lo apruebe la guerrilla en su Conferencia Nacional, que se celebrará entre el 17 y el 23 de septiembre, y que lo ratifiquen los ciudadanos colombianos en el plebiscito que se celebrará el 2 de octubre.

Entre esos acontecimientos tendrá lugar la firma del acuerdo de paz en un acto solemne que se celebrará el próximo 26 de septiembre en Cartagena de Indias.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus