•   Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El procurador general de Brasil, Rodrigo Janot, defendió hoy, en un parecer enviado a la máxima corte de Justicia del país, el derecho de las mujeres a abortar en caso de que hayan contraído el virus del Zika y ante la posibilidad de que sus bebés nazcan con microcefalia.

La posición de la Procuraduría será analizada por el Supremo Tribunal Federal (STF) en un juicio en que fue cuestionada la constitucionalidad de las políticas adoptadas por el Gobierno brasileño para atender a los niños nacidos con microcefalia.

La política pública prevé una atención especial y durante varios meses para niños nacidos con la malformación cerebral pero no se pronuncia sobre el posible derecho de las mujeres a abortar en caso de haber contraído el virus del Zika.

El Gobierno brasileño declaró en noviembre del año pasado una emergencia sanitaria nacional por la rápida propagación del zika en todo el país, especialmente por la relación directa y ya comprobada entre las mujeres que contraen el virus en sus primeros meses de embarazo y los casos de microcefalia.

Para Janot, la Asociación Nacional de Defensores Públicos (Anadep), autora de la demanda contra la constitucionalidad de la política pública para atender menores con microcefalia, tiene razón al exigir que se respete el derecho de las embarazadas con zika a abortar.

"La continuidad forzada del embarazo en caso de que exista certeza de la infección por el virus del Zika representa, en el actual contexto de desarrollo científico, un riesgo seguro para la salud psíquica de la futura madre", alegó el procurador en su parecer.

De acuerdo con Janot, al obligarla a mantener el embarazo en ese tipo de casos, la legislación viola el derecho fundamental a la salud mental de la futura madre, así como la garantía constitucional de una "vida libre de tortura y perjuicios severos evitables".

El procurador agregó que el derecho al aborto en este tipo de casos puede ser encuadrado en las excepciones ya previstas por la ley.

La legislación brasileña permite el aborto en casos de violación, de riesgo a la salud de la madre y de anencefalia del feto.

Según Janot, por analogía, se puede prever el derecho al aborto en casos de zika para proteger a la mujer de innecesarios sufrimientos físicos y psíquicos futuros.

El parecer de la Procuraduría alega igualmente que la "autonomía reproductiva, el derecho a la salud y la integridad física y psíquica son derechos fundamentales de las mujeres que son violados por la penalización del aborto" en casos de infección por el virus.

Según las últimas estadísticas del Ministerio de Salud, desde octubre del año pasado y hasta el 8 de julio de este año han sido confirmados en Brasil 6.903 contagios de zika en embarazadas y 1.600 casos de bebés con microcefalia tras haber sido gestados por mujeres infectadas.

Según el Ministerio de Salud de Brasil, las mujeres que contraen el virus en sus primeros meses de embarazo pueden concebir bebés con microcefalia o con malformaciones irreversibles en el cerebro, que pueden estar asociadas a daños mentales, visuales y auditivos. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus