•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras su renuncia en febrero de 2013, Benedicto XVI aseguró que viviría "apartado del mundo" y en muy pocas ocasiones ha roto su silencio, pero en los últimos días se han conocido dos libros-entrevista en los que por primera vez el papa emérito confiesa ampliamente los detalles de su decisión.

Uno de ellos es, en versión italiana, "Ultime conversazioni" ("Últimas conversaciones"), a la venta mañana a nivel mundial y escrito por el periodista alemán y biógrafo del papa emérito, Peter Sewald, quien ya ha publicado otras tres conversaciones con Joseph Ratzinger, dos cuando era cardenal y otra cuando era papa. 

En esta ocasión, el papa emérito reflexiona sobre sus ocho años de pontificado, sobre cómo va aceptando la muerte, sobre sus pensamientos sobre el papa Francisco, o el contexto en el que presentó su renuncia como sucesor de Pedro, según algunos extractos publicados ayer por el diario italiano "Corriere della Sera".

"El texto de la renuncia lo escribí yo. No puedo decir con precisión cuándo, pero como máximo dos semanas antes. Lo escribí en latín porque una cosa tan importante se hace en latín", reconoce.

Amor de juventud

El papa emérito vivió en su juventud un amor "muy serio" que hizo difícil su "opción por el celibato" y el sacerdocio, contó el autor de un libro de entrevistas con Joseph Ratzinger que se publicará el viernes.

"Sí, tuvo un amor durante sus estudios que fue muy serio", explica Peter Seewald en una entrevista concedida al semanario alemán Die Zeit, en su edición del jueves a la que la AFP tuvo acceso este miércoles.

Sin embargo, este episodio amoroso no figura en el libro de entrevistas con Benedicto XVI, titulado "Conversaciones finales", que se conocerá el viernes en el mundo entero y en varias lenguas, precisa Die Zeit.

Este amor "le causó mucho tormento. Tras la (Segunda) Guerra (Mundial), por primera vez hubo chicas estudiantes. Él era realmente alguien muy elegante, un joven apuesto, un esteta que escribía poemas y leía a (el premio Nobel de literatura alemán) Hermann Hesse", continúa Seewald, sin aclarar si la relación fue platónica o no.

"Uno de sus compañeros de estudios me contó que (Joseph Ratzinger) impresionaba a las mujeres -y viceversa. Decidirse por el celibato no fue algo fácil para él", afirma el periodista, quien no da ninguna otra indicación sobre quién fue este amor de juventud.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus