•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En las carreteras de la región de Tierra Caliente, en el oeste de México, abundan retenes militares y por los caminos circulan convoys de hasta 25 camionetas cargadas con policías vestidos de civil, chalecos antibalas y fusiles AR-15. Otros agentes van en pick-ups artilladas, con el rostro cubierto.

El gobierno muestra sus músculos de defensa en Michoacán (oeste), históricamente azotado por los problemas derivados del narcotráfico, después de que criminales lo retaron el martes, cuando se desplomó un helicóptero oficial causando la muerte del piloto y los cuatro policías que viajaban en la nave.

Aún no está claro qué causó la caída de la nave, pero las autoridades siguen investigando.

El comisionado nacional de Seguridad había dicho que el helicóptero fue "derribado" por los criminales, "aparentemente" con un fusil de alta potencia Barrett calibre 50.

Pero este sábado, la fiscalía de Michoacán recibió un peritaje de la fiscalía general que estipula que la nave se habría estrellado al tratar de esquivar balas enemigas.

Durante años el gobierno ha intentado hacer de Michoacán, un estado con 4,2 millones de habitantes, una demarcación pacífica, pero este año los asesinatos han comenzado a repuntar.

Los habitantes de esta región montañosa tienen tanto miedo que son muy reticentes a hablar sobre los grupos criminales que actúan aquí, y los pocos que se atrevieron a decir algo a la AFP lo hicieron bajo la promesa del anonimato.

Esos contados habitantes dicen que en estos días hay vigilancia porque el gobernador, Silvano Aureoles, visitó la zona, pero hay días malos en los que los "maleantes" toman el control.

Durante un discurso a un costado de la aeronave incinerada casi en su totalidad, Aureoles invitó a la población a aportar información sobre el atentado: "Estoy seguro de que la gente sabe quiénes son estos malhechores que asolan las poblaciones de la región pero no quieren decir. Y lo entiendo, porque hay temor".

Una historia violenta

La caída del helicóptero que participaba en un operativo mostró que a pesar del debilitamiento del otrora cártel dominante en la región, Los Caballeros Templarios,Michoacán sigue siendo un foco de alta volatilidad en la guerra contra las drogas del gobierno mexicano.

El expresidente Felipe Calderón lanzó una estrategia militar contra los narcos precisamente en Michoacán en diciembre de 2006, el mismo mes que asumió funciones.

Pero la población siguió bajo el yugo de los Templarios que extorsionaban, secuestraban y asesinaban a diestra y siniestra.

Hartos de su rampante poderío, agricultores de la región crearon en 2013 grupos armados de autodefensas, obligando al presidente Enrique Peña Nieto a desplegar más fuerzas de seguridad, lo que a la postre logró el debilitamiento de ese cártel, y después pactó el desmantelamiento de los civiles armados.

Los autodefensas fueron reconocidos como héroes por algunos, pero otros advierten que podrían haber sido infiltrados por los criminales.

Tras el abatimiento o encarcelamiento de los principales líderes del cártel -como Nazario Moreno "El Chayo" y Servando Gómez "La Tuta" - "todos quieren ocupar el lugar", estimó para la AFP Hipólito Mora, uno de los fundadores de las autodefensas.

Este productor de limones asegura que hoy día la gente tiene más miedo que cuando reinaba la impunidad de los Templarios, y que los perpetradores del ataque al helicóptero "son personas que pertenecieron siempre" a ese cártel y que se hicieron pasar por autodefensas.

Un miembro de la policía estatal que pidió no ser identificado y quien también formó parte de las autodefensas aseguró a la AFP que hoy hay restos de diversos grupos delincuenciales que en algún momento reinaron en el estado: "Ahora hay Templarios, Viagras, Troyanos" y recita una media docena de nombres que asegura ya no tienen el respaldo de un gran cártel.

"Antes la gente sabía dónde estaba el enemigo. Cuáles eran sus estrategias, ahora no se sabe donde están", dice Patricio Madrigal, sacerdote de Nueva Italia, localidad que forma parte de Tierra Caliente.

"Quizá no debería decirlo pero el gobernador si debería conocerlos", remata el sacerdote quien ha iniciado junto con una psicóloga un grupo de atención a víctimas y construcción de paz.

Fluctuante inseguridad

De acuerdo con las autoridades de Michoacán, en la semana previa al derribo se incautaron 28 vehículos, 12 armas largas, un arma calibre .50, dos lanzacohetes, dos misiles RPG y cerca de 4.000 cartuchos útiles entre otras armas.

Para el alcalde de Nueva Italia, Patricio Madrigal, la influencia del crimen organizado ha descendido, pues durante 2011 y 2012 "prácticamente ellos pusieron a los presidentes municipales", pero en 2015, asegura el funcionario, las elecciones fueron libres.

Aunque para muchos esa paz fue gracias al trabajo de las autodefensas, Patricio Madrigal dice no tener la certeza de que así haya sido "pero por lo pronto ya no estaban cobrando cuotas (extorsiones), estábamos un poco en paz".

Sin embargo, los homicidios están al alza en Michoacán, con 678 asesinatos en los siete primeros meses del año, contra los 777 en todo 2015. Sólo en julio al menos 150 personas fueron asesinadas, el doble de la cifra registrada en el mismo mes del año anterior, según cifras oficiales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus