•   Tel Aviv, Israel  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de palestinos de la Cisjordania ocupada pudieron disfrutar el martes de la playa de Tel Aviv después de que Israel les concediera los permisos de visita con ocasión de la gran fiesta musulmana del Eid al Adha, constató un periodista de la AFP.

Los palestinos celebraron la fiesta del Sacrificio preparando barbacoas, nadando en el Mediterráneo o aprovechando el sol de la playa al norte de Jaffa, barrio turístico de Tel Aviv.

Muchas palestinas en burkini se bañaban en el agua o jugaban en la arena con sus hijos, junto a israelíes en bikini y extranjeros.

Mohammed Jatib, un hombre de 44 años llegado de los alrededores de Ramala, recordó qué distancia separa Cisjordania, un territorio palestino ocupado por Israel desde 1967, y el Estado hebreo, que no están separadas, en teoría, por más de una hora de carretera.

"Es la primera vez que vengo aquí y es genial", confió, sentado en un rincón de hierba cerca de la playa con su mujer y sus dos hijos jóvenes. Sin embargo, su regocijo se vio alterado por el hecho de que su hijo de 14 años no hubiera obtenido el permiso para entrar en Israel.

Israel somete la entrada a su territorio de los palestinos de la Cisjordania ocupada a un riguroso régimen de controles y de permisos, que fluctúa en función de las tensiones entre israelíes y palestinos.

Más: EE.UU., preocupado por un plan de Israel que podría partir Cisjordania en dos

Las autoridades israelíes afirmaron haber entregado 100,000 permisos a los palestinos de Cisjordania con motivo de las fiestas del Eid, que empezaron el lunes.

Muchos de ellos fueron a orar a la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén Este, una parte palestina de Jerusalén ocupada y anexionada por Israel y adosada a Cisjordania.

Un conductor de autobús dijo a la AFP que había tres veces más autobuses que el año pasado para transportar a los palestinos de Cisjordania.

Según él, las autorizaciones para los palestinos permitieron que éstos entraran y salieran por los puntos de paso entre las 08H00 y las 20H00 locales.

Una tímida joven de 13 años llegada desde Hebrón, Alaa Tahbun, nadaba en el mar por primera vez. "Estoy muy feliz", dijo, sonriendo.

Maher Husein, un hombre de 32 años de Ramala, habría querido quedarse más tiempo tras este "magnífico día".

En cambio, Gil Ochyon, un socorrista israelí que incitaba a la prudencia en un árabe rudimentario con la ayuda de un megáfono, no disimulaba un cierto resentimiento ante el hecho de que los israelíes no sean, según él, bienvenidos en las ciudades palestinas de Cisjordania.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus