•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ataque ocurrió en un año marcado por asaltos contra la policía en Estados Unidos, que ha sido acusada de incidentes racistas y de abusos.

El presunto agresor fue identificado como Nicholas Glenn, un residente de la zona de 25 años con un largo historial de delitos. Los motivos del tiroteo no están completamente claros, y la policía no ha mencionado que haya alguien involucrado por razones racistas, pero sí indicaron que el autor dejó una nota expresando odio hacia la policía.

“Yo no sé qué ideología tiene o qué está pensando”, dijo a reporteros Richard Ross, el comisionado de la policía de Filadelfia. “Esto solo es un odio a los oficiales” de policía, añadió.

Por el momento no está clara la raza de Glenn ni de los agentes de policía involucrados, pero los vecinos de la zona son en su mayoría negros.

La policía dijo que el hombre se aproximó a un automóvil policial y, sin decir nada, disparó 18 tiros a la sargento Sylvia Young, una veterana de 46 años y con 19 de carrera en las fuerzas policiales de Filadelfia.

La mujer policía recibió varios disparos, pero se salvó por el chaleco antibalas que llevaba puesto.

El atacante, que huyó a pie y fue perseguido por la policía, disparó después dentro de un bar a un guardia de seguridad en una pierna y luego tomó a una mujer a la que también le disparó en la pierna y utilizó como escudo humano.

14 DISPAROS

El hombre armado también disparó 14 veces contra un automóvil, en el que una mujer de 25 años murió y otro hombre quedó en condiciones críticas, pero se esperaba que sobreviviera, indicó Ross.

Otro policía de la Universidad de Pensilvania que se encontraba cerca fue herido por casualidad en una pierna, antes de que el sospechoso fuera abatido.

La universidad identificó al oficial como Eddie Miller, de 56 años, quien fue hospitalizado en condición estable.

El tiroteo ha saltado a las portadas de algunos informativos y ha provocado la respuesta del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

“Mis pensamientos y mis oraciones están con la Policía de Filadelfia y con los oficiales de la policía de la Universidad de Pensilvania”, dijo Trump en su cuenta de Twitter, en donde añadió una foto de la aparatosa persecución en la que se ve gran cantidad de vehículos de policía. En julio, EE.UU. vivió varios ataques contra policías en aparente represalia por los casos de violencia policial contra los negros.

Uno de esos ataques se vivió en Dallas (Texas), donde un exmilitar negro mató a cinco policías blancos, mientras que en Baton Rouge (Luisiana) un exmarine negro planeó una emboscada contra la policía local y mató a tres agentes.

Las imágenes de estos ataques consternaron a Estados Unidos, que ha vivido repetidos episodios de tensión racial desde hace más de un año, especialmente tras la muerte en Ferguson (Misuri), en agosto de 2014, del joven negro Michael Brown a manos de un agente blanco que luego fue exonerado de todos los cargos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus