•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El papa Francisco advirtió que "no existe un Dios de la guerra" antes de partir este martes para Asís, centro de Italia, para reclamar la paz para el mundo en un encuentro con líderes de diferentes religiones.

"No vamos a Asís para un espectáculo. Vamos para orar y para orar por la paz", dijo el Papa tras recordar durante su homilía matutina que "el mundo está en guerra y sufre".

"Nos asustamos con algunos actos terroristas, pero eso no es nada con respecto a lo que ocurre en esos países en que día y noche caen bombas, asesinan niños, ancianos, hombres y mujeres", recalcó indignado.

"¿Creen que la guerra está lejos de aquí? No, está cerca, porque nos afecta a todos", afirmó el pontífice argentino tras auspiciar que la jornada de Asís sea una jornada de oración, de penitencia y sobre todo de "llanto por la paz".

Al término de su conmovedora homilía, Francisco partió en helicóptero para Asís, la ciudad de San Francisco, donde líderes de diferentes religiones lo esperan para pedir en un acto conjunto que cesen los atentados, la violencia y las guerras que azotan a todo el planeta.

El Papa permanecerá un solo día en la ciudad del llamado Santo de los Pobres, durante la cual se reunirá separadamente con líderes de la iglesia ortodoxa y anglicana así como representantes del islam y el judaísmo.

El peregrinaje a Asís, a 130 kilómetros de Roma, durará unas pocas horas y asistirán hebreos, musulmanes, budistas y cristianos de diferentes denominaciones.

No usar la fe

La jornada por la paz, organizada en el marco del encuentro internacional titulado "Sed de paz", no solo reclama el cese de las guerras sino también que la fe no sea utilizada como arma para generar conflictos.

"El islam es la más afectada por el terrorismo", comentó a la AFP el imán Abdelfattah Mourou, vicepresidente del Parlamento tunecino, entre los asistentes.

"Estar unidos es la respuesta al terrorismo que quiere dividir. Porque el terrorismo quiere desestabilizar nuestras vidas, quiere llevar violencia a nuestra sociedad", explicó Marco Impagliazzo, presidente de la agrupación católica Comunidad de San Egidio, organizadora del evento.

"Hay mucha sed de paz, la piden los pobres, las víctimas del terrorismo y de las guerras en muchos países del mundo. Queremos ser su voz", afirmó.

Los miembros de cada religión se recogerán a orar según su tradición en un lugar diferente para luego hacer un llamado conjunto con el papa Francisco por la paz desde la plaza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus