Acan-Efe
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Congreso de Costa Rica llamó ayer a cuentas al canciller, Manuel González, por la salida de la delegación durante la sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas para no escuchar el discurso del mandatario brasileño Michel Temer.

Los diputados aprobaron, por 20 a favor y 18 en contra, una moción para que el canciller costarricense comparezca ante el Congreso para explicar el retiro del presidente Luis Guillermo Solís y su comitiva.

Tras la aprobación, González escribió en su cuenta oficial de Facebook: "Bienvenida moción que me invita a la Asamblea Legislativa, con la que he mantenido acercamiento y diálogo desde el inicio la gestión".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica explicó en un comunicado de prensa que la decisión "soberana e individual, de no escuchar el mensaje del señor Michel Temer en la Asamblea General, obedece a nuestra duda de que ante ciertas actitudes y actuaciones, se quiera aleccionar sobre prácticas democráticas".

El texto indica que el Gobierno costarricense ha dado seguimiento a la situación en Brasil y al proceso que llevó a la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff, cuyo cargo ahora ocupa Temer.

Empresarios preocupados

Por su parte, la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) mostró preocupación e indicó que "no comparte la posición mostrada" por el presidente Solís.

"La preocupación se origina en la falta de congruencia entre lo actuado en el mes de mayo, cuando el Gobierno de Luis Guillermo Solís decidió ser cauto ante la aplicación de la Carta Interamericana de la OEA (Organización de los Estados Americanos) a Venezuela y lo acontecido ayer cuando se retiró del recinto como acto de protesta, cuando el proceso en Brasil está respaldado por la Constitución de ese país", dijo el presidente de Uccaep, Franco Pacheco.

Según el sector empresarial la actitud del mandatario "no corresponde al estilo de la diplomacia que ha mostrado Costa Rica históricamente".

Además de Costa Rica, salieron de la sala las delegaciones de Bolivia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua durante la intervención de Temer.

Durante su discurso, el presidente Temer expresó el "compromiso inquebrantable con la democracia" en su país tras el reciente juicio político que culminó con la destitución de Dilma Rousseff, lo cual calificó como un "ejemplo al mundo". 

"Brasil acaba de vivir un proceso largo y complejo, dirigido por el Congreso nacional y la Corte Suprema", afirmó Temer al referirse al "proceso de destitución" que terminó el 31 de agosto pasado, cuando fue despojada de su mandato Dilma Rousseff.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus