•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los esfuerzos para resucitar el acuerdo de cese de hostilidades en Siria quedaron ayer en un segundo plano en una tensa sesión sobre el asunto en la ONU, protagonizada por el enfrentamiento entre EE.UU. y Rusia en torno al ataque de este lunes contra un convoy humanitario en el país árabe.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, destacaron la necesidad de restaurar el alto el fuego y citaron ideas para hacerlo, pero los reproches sobre las últimas acciones armadas en Siria dominaron la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Este ataque (al convoy humanitario de la ONU) ha asestado un golpe muy duro a nuestros esfuerzos para llevar la paz en Siria y plantea profundas dudas sobre si Rusia y el régimen de (Bachar) al Asad podrán cumplir con las obligaciones que aceptaron" en las últimas discusiones en Ginebra, dijo Kerry durante la sesión.

Lavrov, por su parte, volvió a negar toda responsabilidad en el ataque -que según Estados Unidos solo pudieron perpetrar aviones rusos o sirios porque se lanzó desde el aire- y aseguró haber proporcionado toda la información que tiene sobre el incidente.

"Insistimos en una investigación imparcial y a fondo del ataque" contra el convoy humanitario, afirmó Lavrov, quien pidió indagar en la "coincidencia" que, a su juicio, supone el hecho de que poco después del incidente hubiera "un ataque muy agresivo del (grupo terrorista) Al Nusra contra el Gobierno" sirio.

Poco después, el Ministerio de Defensa ruso aseguró que un dron estadounidense con capacidad de efectuar bombardeos aéreos fue detectado el lunes en la zona del ataque al convoy humanitario de la ONU, en el que murieron unos 20 civiles y al menos un empleado de la Media Luna Roja, según la Cruz Roja.

Más: Siria, bombardeada, mientras las negociaciones diplomáticas se estancan en Nueva York

El embajador sirio ante la ONU, Bashar Yafari, acusó por su parte a EE.UU. de haberse basado "en el testimonio de un solo miembro de la oposición" que aseguró haber visto aviones sobre el convoy que fue atacado, cuando "los vecinos de la zona" no los vieron. 

Para restaurar la credibilidad en el proceso debemos intentar dejar inmedia-tamente en tierra todos los aviones que vuelan en las áreas". John Kerry, Secretario de Estado, Estados Unidos

El ataque se suma a la tensión provocada por el bombardeo de este fin de semana de la coalición liderada por EE.UU. contra una posición del Ejército sirio, por el que Washington se disculpó al asegurar que creía estar atacando al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Kerry y Lavrov sí coincidieron en la necesidad de revivir el acuerdo de alto el fuego que alcanzaron hace casi dos semanas y que el Ejército sirio dio por muerto este lunes, después de registrarse múltiples violaciones e impedimentos a la entrega de ayuda humanitaria a las poblaciones sitiadas.

"Creo que para restaurar la credibilidad en el proceso debemos intentar dejar inmediatamente en tierra todos los aviones que vuelan en las áreas" controladas por la oposición y que son estratégicas para el paso de la ayuda humanitaria en el norte de Siria, indicó el titular de Exteriores estadounidense.

Kerry hizo esa propuesta al asegurar que, cuando empezaron a negociarse los contornos de un cese de hostilidades en Ginebra, EE.UU. y Rusia acordaron que a los aviones sirios "se les prohibiría volar sobre áreas donde estuvieran presentes la oposición legítima y Al Nusra", para que Washington pudiera "trabajar para separarlos". 

Lavrov, que intervino antes que Kerry, no se pronunció sobre esa propuesta e insistió, por su parte, en que no puede haber "más pausas unilaterales" de las hostilidades, porque solo han servido a "grupos como Al Nusra para rearmarse y fortalecerse".

"Cada miembro del ISSG (Grupo Internacional de Apoyo a Siria) tiene que garantizar formalmente que asegurará que las unidades en las que tiene influencia cumplirán" con la tregua, sostuvo.

El ministro ruso también llamó a retomar las conversaciones de paz "sin condiciones previas" y a "revisar la lista de grupos terroristas" identificados como tal por EE.UU. y Rusia en su acuerdo para el cese de hostilidades, por considerar que algunos colectivos clasificados como de oposición han demostrado que son terroristas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, abrió la reunión con un llamado a las potencias a "usar su influencia ahora, hoy", para revivir inmediatamente la tregua en Siria y avanzar hacia nuevas negociaciones de paz.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, dijo estar preparado para ese objetivo, al explicar en la sesión que "en cuanto se reanuden las conversaciones" presentará una propuesta para que haya diálogo "directo" entre las partes en conflicto y no conversaciones a través de terceros, como se ha hecho en el pasado.

También: Rusia denuncia el deterioro de la tregua en Siria y culpa a Estados Unidos

21 personas murieron el lunes cuando el convoy humanitario se movilizaba en Siria. 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus