•   Alepo, Siria  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alepo seguía este domingo sumida en el horror, tras una nueva noche de bombardeos, lanzados por el Gobierno sirio y su aliado ruso, que provocaron más víctimas y la consternación de los países occidentales, exasperados por la actitud de Moscú.

Los países occidentales acusaron a Rusia el domingo en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU), reunido de urgencia en Nueva York, tras otra noche de bombardeos en Alepo, lanzados por fuerzas gubernamentales sirias y su aliado ruso, que dejaron más muertos.

Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos convocaron al Consejo para aumentar la presión sobre Rusia e insistir en que frene a su aliado sirio en su campaña de bombardeos en los barrios rebeldes de Alepo, cuya caída sería un espaldarazo para Damasco.

"Se están cometiendo crímenes de guerra en Alepo", dijo a periodistas el embajador de Francia, Francois Delattre. "No deben quedar sin castigo y la impunidad simplemente no es una opción en Siria", agregó.

La lluvia de bombas lanzada desde hace tres días ha dejado al menos 115 muertos, 14 de ellos este domingo al amanecer, según un nuevo balance del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Entre ellos, figuran 19 niños y mujeres atrapados bajo las ruinas de los edificios destruidos por los bombardeos.

"Los bombardeos no han cesado en toda la noche", afirmó a la AFP Ahmad Hajjar, un habitante del barrio rebelde de Al Kallassé. "No he pegado ojo hasta las 04H00 de la madrugada", agregó este hombre de 62 años.

"Escena horrible"

Hajjar cuenta que su calle está llena de "bombas de racimo" sin explotar. "Un vecino fue abatido por una de ellas. Lo vi tropezar con ella, esta explotó, arrancándole sus extremidades. Fue una escena horrible", añadió.

Desde que el jueves, el Ejército del régimen anunciara una nueva ofensiva para recuperar los barrios rebeldes, habitantes y militantes han dado cuenta de la utilización, además de las bombas de racimo, de un nuevo tipo de proyectiles.

Al ser arrojados, estos provocan que la tierra tiemble a su alrededor, provocando el derrumbe de un edificio de varios pisos, como si se tratara de un castillo de naipes, que los habitantes utilizaban como refugio.

"No sé porqué el régimen nos bombardea de esta manera salvaje. Estamos sitiados y no tenemos adonde ir", aseguró por su parte a la AFP Imad Habbuche, en el barrio de Bab Al Nayrab.

Una masacre

La Unión Europea (UE) denunció "una violación inaceptable de la ley humanitaria internacional".

En un comunicado común publicado por la UE, Estados Unidos y los ministros de Relaciones Exteriores de Francia, Italia, Alemania y Gran Bretaña se afirma que "Rusia debe probar que está dispuesta y que es capaz de tomar medidas excepcionales para salvar los esfuerzos diplomáticos".

La coalición de la oposición siria en el exilio instó el sábado, desde Estambul, a la comunidad internacional a actuar para acabar con las "masacres".

La frágil tregua negociada por Estados Unidos y Rusia solo se mantuvo una semana, hasta el lunes pasado. Los esfuerzos diplomáticos llevados a cabo desde entonces al margen de la Asamblea General de la ONU han fracasado.

Por otro lado, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan afirmó el domingo que Turquía estaría dispuesta a participar en una operación con Estados Unidos para expulsar a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) de Raqa, en el norte de Siria, con la condición de que las milicias kurdo-sirias no formen parte de la misma.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus