•   Vaticano, Roma  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Francisco denunció el miércoles el aumento de la violencia en Siria y lanzó "un llamado a la conciencia de los responsables de bombardeos, que tendrán que rendir cuentas ante Dios".

"Seguimos recibiendo noticias dramáticas sobre la situación de la población de Alepo, a la que me siento unido en el sufrimiento, mediante la oración y la proximidad espiritual", declaró el pontífice argentino en su audiencia semanal en la plaza de San Pedro.

Con un tono grave, expresó "su profundo dolor y su viva preocupación ante lo que sucede en esta ciudad ya martirizada, que afecta a mujeres, niños, ancianos, jóvenes, a todos".

"Reitero a todos el llamado para comprometerse con todas las fuerzas en la protección de civiles, una obligación imperativa y urgente", añadió.

El ejército sirio tomó el martes el control de un barrio rebelde del centro de Alepo, tras varios días de intensos bombardeos que causaron numerosos muertos.