•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Congreso de EE.UU. reinicia sesiones a partir del 14 de noviembre, posterior a las elecciones presidenciales, en un periodo que se conoce como lame-duck, por desvincular al mandatario saliente de decisiones relevantes hasta que asuma el electo.

Según The New York Times, el Parlamento bicameral aún debe aprobar varias leyes pendientes, como el Acuerdo de Asociación Transpacífico, mientras el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, consideró ayer "vergonzoso" que casi un tercio del Senado muestre ahora sus reservas a la ley que ellos mismos aprobaron el miércoles tras invalidar el veto presidencial y que se basa en el principio de justicia universal.

En rueda de prensa, Earnest opinó que los senadores deberían avergonzarse por mostrar sus reticencias a la ley que permite demandar a Arabia Saudí por el papel de algunos de sus funcionarios en la red de financiación de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

La ley que ampara las demandas en tribunales estadounidenses de familiares de las víctimas del 11S contra el reino saudí superó este miércoles el veto del presidente Barack Obama tras recibir el apoyo de 97 de los 100 senadores.

La única oposición vino del líder de la minoría demócrata del Senado, Harry Reid, mientras que el independiente Bernie Sanders y el demócrata y candidato a vicepresidente Tim Kaine se ausentaron de la votación.

También la Cámara de Representantes logró revocar este miércoles el veto presidencial a esta ley, con el apoyo de 348 frente a 77 en contra, más de los dos tercios requeridos para ello.

Un día después de aprobar la ley, un grupo de 28 senadores encabezado por el republicano Bob Corker expresó su preocupación por las "consecuencias no intencionadas" de la ley, que bajo el principio de reciprocidad podría alentar demandas contra Estados Unidos en tribunales de otros países.

Arabia Saudí, que tildó de "puñalada por la espalda" el voto hostil del Congreso estadounidense sobre los atentados del 11 de septiembre, podría reaccionar reduciendo su cooperación con Washington.

El Senado y la Cámara de Representantes rechazaron el miércoles por una amplia mayoría el veto del presidente Barack Obama a una ley que permite a las familias de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 demandar a Arabia Saudí.

En una primera reacción oficial, un portavoz del Ministerio saudí de Relaciones Exteriores instó al Congreso estadounidense a actuar para evitar "las consecuencias desastrosas y graves" de esta ley en las relaciones bilaterales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus