•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos no renuncia a lograr un acuerdo de paz en Siria, aseguró este martes el secretario de Estado norteamericano John Kerry, un día después de que su país suspendiera su cooperación con Rusia.

"Ayer, como la mayoría de ustedes vieron, Estados Unidos anunció su decisión de suspender nuestras conversaciones bilaterales con Rusia sobre la restitución del acuerdo de cese de las hostilidades" en Siria, explicó Kerry en Bruselas, para quien esta decisión no se tomó "a la ligera".

"No dejaremos caer al pueblo sirio, no abandonaremos la búsqueda de la paz, no desertaremos del campo multilateral. Vamos a seguir buscando avanzar para poner fin a esta guerra", agregó en un discurso sobre los vínculos transatlánticos organizado por un centro de reflexión en Bruselas.

El jefe de la diplomacia estadounidense lanzó también un duro ataque a Moscú por su apoyo militar al presidente sirio, Bashar al Asad, cuando los bombardeos en el sitiado este de Alepo continúan.

"El régimen sirio y Rusia rechazaron la diplomacia para continuar con su búsqueda de una victoria militar sobre los cuerpos destrozados, los hospitales bombardeados y los niños traumatizados en una tierra que tanto ha sufrido", añadió Kerry.

Según el secretario de Estado norteamericano, las personas serias en la consecución de la paz "se comportan de manera diferente a como Rusia ha elegido comportarse".

Estados Unidos anunció el lunes la suspensión de sus conversaciones con Rusia para un alto el fuego en Siria, tras la destrucción total del mayor hospital del sector rebelde de Alepo en un bombardeo aéreo.

Rusia, por su parte, lamentó la decisión de Estados Unidos de suspender las conversaciones, al tiempo que acusó a Washington de querer responsabilizar a Moscú de su incumplimiento.

Alepo, dividida desde 2012 entre el sector oeste, controlado por el gobierno, y barrios del este en manos de los rebeldes, se ha convertido en el principal frente del conflicto sirio, que ha dejado más de 300.000 muertos en cinco años.

Unas 250.000 personas, 100.000 de ellas niños, viven en los barrios del este de esta ciudad, ex capital económica del país, sitiados por las fuerzas gubernamentales, según la ONU.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus