•   Estrasburgo, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Unión Europea (UE) se dotó este martes de una nueva legislación para controlar mejor el comercio de algunos productos, como armas antidisturbios o esposas, cuya mala utilización los convierte eventualmente en instrumentos de tortura.

"Sigue habiendo empresas en la Unión Europea que comercializan y exportan productos que sirven para la 'seguridad', pero que de hecho se utilizan o pueden ser utilizados para torturar o aplicar la pena de muerte", subrayó la diputada ecologista alemana Barbara Lochbihler. "A esto queremos poner fin", destacó.

La nueva legislación, aprobada el martes por el parlamento europeo tras el visto bueno de los 28 países del bloque, debe entrar en vigor a principios de 2017 con el objetivo de subsanar las lagunas del precedente texto de 2005, señaladas por algunas oenegés.

A partir del año próximo, los dispositivos prohibidos en Europa tampoco podrán transitar por territorio europeo para su venta en terceras naciones, ni podrán ser objeto de publicidad en internet o en salones especializados.

Desde 2005, los dispositivos que sólo pueden utilizarse para ejecutar o torturar, como las sillas eléctricas, estaban prohibidos en Europa, aunque se autorizaba su circulación por un país europeo.

Ahora, las autoridades deben autorizar expresamente su exportación. Además, la legislación prevé un mecanismo para facilitar la inclusión en la lista de este tipo de productos, como cadenas para prisioneros, algunos tipos de esposas y aparatos que puedan utilizarse para practicar inyecciones letales o electrochoques.

"No podemos tolerar" que estos productos "circulen por nuestros puertos o nuestro territorio", dijo la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström.

En un comunicado, la ONG Amnistía Internacional (AI) celebró la adopción de esta reforma, señalando que, desde hace "demasiado tiempo, las empresas tienen la posibilidad de sacar provecho del sufrimiento humano".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus