•   Brasilia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El nuevo gobierno brasileño presentó este martes ante una comisión legislativa una propuesta de enmienda constitucional que pretende congelar durante 20 años el aumento de los presupuestos, a fin de corregir un "proceso degenerativo de las cuentas públicas".

El presidente Michel Temer espera que esa reforma, que solo permitiría ajustar el gasto público en función de la inflación, entre en vigor ya en 2017, aunque el texto presentado aplaza hasta 2018 su aplicación en las áreas sensibles de salud y educación.

La medida ya había sido anunciada en junio y es la primera del gran ajuste impulsado por Michel Temer, quien fue confirmado en el cargo a fines de agosto tras la destitución de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff. En la fila vienen otras con fuerte volatilidad política y social, como la reforma del sistema de jubilaciones y de la legislación laboral y una mayor apertura del sector petrolero.

Una reforma constitucional tiene que ser aprobada en dos votaciones en la Cámara de Diputados y en otras dos en el Senado, en todos los casos por una mayoría de tres quintos de los votos.

La congelación del aumento de gastos debería obtener fácilmente esa mayoría, en momentos en que la izquierda vive un fuerte repliegue confirmado por los reveses del Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente Lula da Silva en las elecciones municipales del domingo pasado.

El proyecto subraya "la necesidad de corregir un proceso degenerativo de las cuentas publicas", agravado por la recesión que desde el año pasado golpea a la mayor economía latinoamericana.

La deuda pública, recuerda el documento, pasó de un 51,7% del PIB en 2013 a un 67,5% en abril de 2016.

Temer afirmó el viernes pasado que Brasil corría un riesgo de "quiebra" si el Congreso no aprobaba las reformas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus