Acan-Efe
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, ordenó ayer reforzar la presencia policial en la ciudad de Limón (Caribe) luego de que ocurrieron dos tiroteos en la vía pública entre aparentes narcotraficantes dejaron cinco muertos. "Hemos enviado 200 efectivos más a Limón. He ordenado sostener la presencia policial el tiempo que sea necesario para golpear con fuerza a estos grupos", expresó Solís en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno semanal.

Los 200 policías corresponden a grupos tácticos y oficiales de la Fuerza Pública, quienes reforzarán el trabajo que se hace regularmente en esa zona, donde se ubica puerto Moín, el más importante para las exportaciones del país.

Crece violencia

El pasado domingo cuatro personas fallecieron en un tiroteo en playa Cieneguita, en Limón, y hoy murió la quinta víctima, un niño de 11 años que fue herido de gravedad en el cuello.

El ataque fue contra un automóvil en el que viajaban dos hombres, de los cuales uno murió, pero la ráfaga de balas alcanzó a tres mujeres que se encontraban disfrutando de la playa y que no tenían que ver con el asunto, quienes fallecieron en el sitio.

Otras seis personas quedaron heridas en la lluvia de unas 90 balas de rifle AK-47 y pistola 9 milímetros. 

Otro tiroteo ayer lunes contra un vehículo dejó dos hombres heridos en Limón, ciudad donde se han identificado bandas narcotraficantes que importan marihuana desde Jamaica. "Los acontecimientos del domingo y lunes marcan un punto de inflexión. Estamos viendo a nuestras fuerzas de policía decomisar cada vez más droga y esto está teniendo un efecto en las redes locales que explican en buena medida la violencia desatada que hemos tenido que padecer en las últimas semanas", manifestó Solís.

En lo que va del año en Limón se registran 32 homicidios.  Según el mandatario, el narcotráfico es un fenómeno internacional y la dinámica de éste a nivel regional "ha aumentado" y tiene una "tendencia que no va a disminuir". Solís insistió en la necesidad de que el Congreso apruebe leyes como la de extinción de dominio, que agiliza y facilita la confiscación de bienes al crimen organizado, y otra que establece un impuesto a las sociedades anónimas con el fin de aumentar el presupuesto del Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

El ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, anunció el lunes que si esa ley al impuesto a las sociedades anónimas no está aprobada a finales de este octubre, renunciará a su cargo.

"En un gesto que apoyo rotundamente y que dimensiona la gravedad del momento en que nos encontramos, el ministro de Seguridad tomó la decisión de anunciar su dimisión si ese proyecto no es aprobado. Lo aplaudo, es un buen ministro", manifestó Solís.

Costa Rica, un país de 4,7 millones de habitantes, cuenta con unos 11,000 policías.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus