•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rusia desplegó sistemas de defensa antiaérea S-300 en Tartús, ciudad costera del noroeste de Siria donde ya posee instalaciones portuarias militares, anunció este martes por la noche el ministerio de Defensa ruso. "Efectivamente, sistemas de defensa antiaérea S-300 fueron desplegados en la República Árabe de Siria", declaró en un comunicado el portavoz del ministerio, Igor Konashenkov. Estos sistemas completan el dispositivo de defensa desplegado en la base aérea de Hmeimim, en la provincia de Latakia, en noviembre de 2015 con los S-400 de última generación. Rusia garantiza con estos dos sistemas una defensa aérea de sus dos enclaves en Siria, el puerto de Tartús y la base aérea de Hmeimim, donde la aviación rusa dispone de decenas de bombarderos, otros aviones de ataque y helicópteros. "Este sistema fue pensado para garantizar la seguridad de la base naval de Tartús", precisó Konashenkov. 

EE.UU. reacciona

Por su parte la reacción de  Estados Unidos no se hizo esperar y criticó ayer mismo el despliegue por parte de Rusia de un sistema de misiles antiaéreos en Siria, pese a que las únicas fuerzas aéreas que sobrevuelan el país de manera constante son aliados de Moscú o de Washington.

El Gobierno ruso anunció hoy que había desplegado el sofisticado sistema antiaéreo S-300 en la base naval de Tartús, en el oeste sirio, para reforzar la defensa de la costa mediterránea de Siria. El portavoz del Pentágono, Peter Cook, dijo que "el propósito del sistema es cuestionable", teniendo en cuenta que Moscú ha reiterado que sus objetivos militares en Rusia son grupos extremistas como el Estado Islámico (EI) o el Frente Al Nusra. Cook recordó que ninguno de esos dos grupos yihadistas -ni ningún otro grupo rebelde dentro de la guerra civil siria- "tiene una fuerza aérea" y no entienden el propósito del despliegue.

Te interesa: El papa clama desde Georgia contra la devastación de Siria e Irak

Vigilancia

La instalación de esta batería antiaérea, un sistema nunca antes desplegado fuera de Rusia, se da un día después de que Washington y Moscú dieran por rotas las negociaciones para coordinar ataques aéreos contra yihadistas en Siria y los intentos de un alto el fuego duradero se frustraran.

Cook recordó que aún mantienen los canales de comunicación con los militares rusos para evitar encontronazos en el espacio aéreo sirio, mientras ambos realizan sus operaciones de bombardeos por separado.

"Obviamente vamos a vigilar de cerca estos sistemas antiaéreos y evaluaremos las implicaciones para los aviones de la coalición (internacional que lidera Estados Unidos). Tomaremos las medidas necesarias para garantizar la seguridad de nuestros pilotos durante sus vuelos en Siria", indicó Cook.

Rusia utiliza la base naval de Tartús y ocupa una base aérea en la ciudad de Latakia, ambas leales al Gobierno del líder sirio Bachar al Asad, y ya tenía desplegada una batería antiaérea S-400 Triumf, más avanzada, en Latakia.

Siguen combates

Los niveles de violencia se mantienen en la ciudad siria de Alepo (norte) y su periferia, donde al menos dieciséis personas murieron ayer por los bombardeos y el disparo de proyectiles, mientras que los combates continuaron en distintaspartes de la urbe. Siete personas perdieron la vida por el impacto de cohetes lanzados por facciones rebeldes e islámicas contra la zona de la Facultad de Agricultura y la de Ciencias de la Universidad de Alepo, así como las proximidades de la mezquita Al Rahman y el área de Al Meridien, bajo el control de las autoridades.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos precisó que la caída de los proyectiles causó más de cincuenta heridos, algunos de ellos graves, por lo que no descartó que el número de fallecidos aumente. 

Lea: Escenas de horror en la ciudad siria de Alepo tras nuevos bombardeos

16 muertos se registraron ayer por bombardeos en Alepo, Siria.  

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus