•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se comprometió hoy a acabar con la guerra en el país, en el primer acto público en el que participa tras ser reconocido con el Premio Nobel de Paz, durante una ceremonia religiosa en Bojayá, poblado en donde 79 personas murieron durante un ataque de las FARC.

"Quise venir a compartir el Premio Nobel de la Paz con ustedes porque simbolizan la guerra en Colombia. Simbolizan lo malo pero también lo bueno, y lo bueno es cómo la vamos a acabar con capacidad de perdón y reconciliación", indicó Santos.

El Nobel, reiteró el Jefe de Estado, "es un mandato del mundo entero para que continuemos todos, no solo el presiente, sino todos los colombianos, buscando la paz que tanto anhelamos".

Vestido de blanco y acompañado de su esposa, María Clemencia Rodríguez, quien realizó la primera lectura de la eucaristía, Santos estuvo en primera fila junto a varios de los sobrevivientes de la masacre.

"Necesitamos poner a las víctimas en el centro de cualquier solución" sobre la paz de Colombia, indicó a su turno el padre Antún Ramos Cuesta, administrador de la Diócesis de Quibdó, capital del departamento de Chocó, en donde se ubica Bojayá.

El 2 de mayo de 2002 un comando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lanzó una bombona de gas contra la iglesia local en donde se refugiaban los lugareños para protegerse de un enfrentamiento entre esa guerrilla y un grupo paramilitar.

De la eucaristía de este domingo hicieron parte también las Alabadoras de Bojayá, un grupo de mujeres víctimas de la masacre que se dieron a conocer internacionalmente el 26 de septiembre pasado cuando cantaron en Cartagena durante la firma de la paz entre el Gobierno nacional y las FARC.

"Ustedes hicieron historia y se volvieron famosas. El mundo entero se ha referido a ustedes con mucha admiración", les manifestó el mandatario.

Por su parte, las FARC, por medio de su número dos, Luciano Marín, alias "Iván Márquez", reiteraron el 29 de septiembre su pedido de "perdón infinito" por la masacre.

"Con nuestras almas contritas, pedimos nos perdonen y nos den la esperanza del alivio espiritual permitiéndonos seguir junto a ustedes haciendo el camino que, reconciliados, nos conduzca hacia la (nueva) era", dijo "Márquez" entonces.

El jefe de Estado fue reconocido el viernes anterior con el Premio Nobel de Paz por su esfuerzo para sacar adelante el proceso con las FARC y terminar el conflicto armado con ese grupo que completa ya 52 años.

"Cuente usted, presidente, con nuestras oraciones y no escatime esfuerzos en darnos la paz que necesitamos", manifestó igualmente el padre en la liturgia. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus