•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de EE.UU., Barack Obama, lamentó ayer las 36 muertes que ha dejado el huracán Matthew en la costa este de su país y advirtió de que los próximos días seguirán siendo peligrosos en los estados afectados debido a las inundaciones provocadas por la tormenta.

Obama hizo esas declaraciones en una llamada telefónica con Pat McCrory, el gobernador de Carolina del Norte, el estado más afectado por el huracán, según informó la Casa Blanca en un comunicado. "El presidente sigue subrayando que la respuesta a la tormenta está lejos de haber terminado y que seguirá habiendo peligro por las inundaciones en los próximos días, y urge a aquellos en el posible camino de las inundaciones a seguir escuchando a funcionarios locales", indicó la Casa Blanca. Diecisiete de las 36 muertes registradas hasta ahora en el país por los efectos del huracán Matthew se produjeron en Carolina del Norte, que aún tiene graves inundaciones en las zonas oriental y central, muchas carreteras cortadas y 255,000 usuarios sin electricidad, según la oficina del gobernador McCrory. A las víctimas en ese estado se suman otros 12 fallecidos en Florida, tres en Carolina del Sur, tres en Georgia y uno en Virginia, según el canal de información meteorológica Weather Channel.

Obama afirmó ayer que "sus pensamientos y oraciones están con las familias y amigos de aquellos que perdieron la vida en la tormenta, y con todos aquellos que han sido afectados", según la Casa Blanca.

El mandatario declaró ayer el estado de emergencia en Carolina del Sur, después de haber hecho lo mismo en los últimos días para Carolina del Norte, Florida y Georgia, una medida que facilita el desembolso de fondos federales para responder al desastre natural y el despliegue de recursos de las agencias gubernamentales. Más de 1,500 empleados de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, en inglés) están sobre el terreno en los estados afectados, según la Casa Blanca. Además, esa agencia está trasladando a los estados afectados más de 5.2 millones de comidas preparadas, 3.7 millones de litros de agua y 72,000 mantas que tenía almacenadas en dos bases situadas en la región pero alejadas del paso de la tormenta, y que ahora están disponibles bajo solicitud de las autoridades estatales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus