•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobernador del estado mexicano de Veracruz, Javier Duarte, anunció hoy que pedirá licencia para dejar su cargo 48 días antes de finalizar su mandato (2010-2016) y así atender las "denuncias" que existen en su contra.

"He tomado la determinación de, el día de hoy, solicitar al Congreso del estado licencia para poder separarme del cargo de gobernador", afirmó en una entrevista con la cadena Televisa.

Duarte, investigado por la Fiscalía general por enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber legal, apuntó que "Veracruz no necesita un gobernador de medio tiempo, necesita un gobernador de tiempo completo".

"Ya es el momento de poder atender, dar la cara, enfrentar las denuncias y no puedo si sigo estando gobernando por un lado y por otro atendiendo estas circunstancias", aseveró respecto de las acusaciones a las que tildó de "infamias", "calumnias", y "denuncias sin fundamento".

El Congreso de Veracruz celebrará esta tarde una sesión extraordinaria en la que previsiblemente se tratará la petición de Duarte.

El portavoz del Gobierno de Veracruz, Alberto Silva, dijo a Efe que el mandatario no presentará su solicitud de manera presencial, sino que lo hará por medio de una carta.

El gobernador, perteneciente al Partido Revolucionario Institucional (PRI), defendió que nadie pidió su renuncia, sino que "es una decisión personal".

Dijo estar "con la conciencia muy tranquila": "No tengo nada que ocultar, mi patrimonio es público, mis declaraciones patrimoniales han sido muy claras y no tienen ninguna variación".

Además, señaló que no ha tocado "un solo peso" del erario y que la deuda pública del estado "está equilibrada".

"Sería verdaderamente irrisorio (decir) que yo me robé 35,000 millones de pesos (1.847 millones de dólares) ¿dónde están?, no es sencillo ni fácil ocultar" esa cantidad, planteó Duarte, agregando que estas acusaciones "son meramente especulaciones".


Duarte, al que el PRI le suspendió sus derechos partidarios a finales de septiembre -un paso previo a la expulsión-, ha sido señalado por presuntos actos de corrupción durante su gestión y por intentar "blindarse" al impulsar una estructura anticorrupción con allegados suyos en puestos clave, plan al que tuvo que dar marcha atrás.

El último precedente de un gobernador que pidió licencia lo marcó Ángel Aguirre, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien dejó el Gobierno de Guerrero en octubre de 2014 por la crisis desatada tras la desaparición de 43 estudiantes en el municipio de Iguala a manos de policías y el crimen organizado. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus