AFP
  •   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El papa Francisco celebrará ayer en la plaza de San Pedro la canonización del sacerdote argentino José Gabriel del Rosario Brochero, el “cura gaucho”, y del mexicano José Sánchez del Río, asesinado a los 14 años durante la revuelta contra los llamados “cristeros”.

Durante la ceremonia también se celebrará la proclamación de otros cinco santos: el obispo español Manuel González García; dos sacerdotes italianos, Lodovico Pavoni y Alfonso Maria Fusco, y dos religiosos franceses, Salomone Leclercq y Elisabetta della Santissima Trinità.

Todos ellos serán elevados a los altares en una ceremonia multitudinaria en la plaza de San Pedro y después de que se pronuncie la fórmula en latín: “En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina, y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos”.

Posteriormente, se pedirá “la inscripción en el libro de los Santos”.

El primer argentino

En el caso de Brochero, este será el primer santo argentino reconocido como tal, pues nació, desarrolló su actividad y murió en ese país.

Ya que el primer santo oficializado por el Vaticano y nacido en Argentina es san Héctor Valdivielso Sáez, también conocido como san Benito de Jesús (1910-1934), que a los cuatro años fue llevado por sus padres a España.

El primer milagro de Brochero admitido por la Santa Sede fue el de Nicolás Flores, quien, cuando tenía solo once meses, se recuperó de un accidente de tráfico que le dejó en estado vegetativo.

Será Nicolás quien llevará las ofrendas, junto con sus padres, durante la ceremonia de mañana. El segundo milagro, que hace posible la canonización, es la recuperación de una niña de la norteña provincia de San Juan que estuvo al borde de la muerte tras ser brutalmente golpeada.

Nacido en Villa Santa Rosa (Córdoba), el cura Brochero desarrolló su labor misionera en una amplia zona de las serranías de esa región argentina, donde se desplazaba a caballo o en mula y hablaba con la gente de campo, los gauchos, en su misma lengua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus