•   Calais  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ciudad francesa de Calais, escenario sobre el que se asienta el mayor centro de inmigrantes de Francia, vivió ayer con tensión las horas previas al inicio del desmantelamiento de la "jungla" y la evacuación de sus miles de habitantes.

El Gobierno francés, que se había comprometido a acabar con este campamento antes de finales de año, empezará mañana el traslado de los inmigrantes a los 450 centros provisionales repartidos por todo el país.

Una labor delicada, porque buena parte de los más de 6,000 extranjeros que desde hace meses pueblan la "jungla" tienen como principal objetivo cruzar el Canal de la Mancha en busca de un futuro mejor en el Reino Unido.

Hablan inglés, muchos de ellos tienen ya familiares en ese país y por eso se habían instalado de forma clandestina en Calais, el lugar del que parten los trenes y ferris hacia allí.

Así se conformó un campamento de refugiados compuesto de chabolas improvisadas, que se había convertido en una papa caliente para el Gobierno socialista de Francia, acorralado entre las críticas de las asociaciones humanitarias y las exigencias de la derecha.

En esa tesitura, el presidente, François Hollande, decidió desmantelar el campamento, ofreciendo una solución de realojo a sus habitantes.

Fruto de esa voluntad, el Ejecutivo ha creado en las últimas semanas un dispositivo que comenzará a trabajar mañana, en el que todos los integrantes de la "jungla" pasarán diversos filtros para ser dirigidos hacia nuevos destinos.

En el primer día, el que se espera una mayor actividad, se han previsto que se llenen 60 autobuses con 50 plazas cada uno. En los sucesivos, el tránsito será más limitado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus