•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

 "¡Es el comienzo del fin!" Después de décadas de resignación con el castigo estadounidense, cubanos a favor y en contra del gobierno socialista comparten la esperanza de una futura Cuba sin "bloqueo", tras la sorpresiva abstención de Washington en la ONU frente al embargo.

Pasado el mediodía, los jóvenes que se habían congregado en la Universidad de La Habana se levantaron en aplausos y gritos.

Por las pantallas gigantes se anunciaba lo que parecía ser un secreto bien guardado de la diplomacia cubana: Por primera vez en 25 años, Estados Unidos se abstenía de votar en contra de la resolución no vinculante con la que Cuba ha pedido en vano el fin del embargo vigente desde 1962.

En Nueva York, la Asamblea General de la ONU adoptó el pedido cubano para que se ponga fin al castigo, el último símbolo en pie de la Guerra Fría que por más de medio siglo enfrentó a la isla con la mayor potencia del mundo, antes de que restablecieran relaciones diplomáticas en julio de 2015.

De los 193 miembros de la Asamblea, 191 votaron a favor y solo Estados Unidos e Israel se abstuvieron.

En la capital cubana, la sorpresa inicial fue mudando en ilusión. Quizá "dentro de poco tiempo veamos caer esta política, que es unilateral y absurda", dijo Raúl Palmero, estudiante de derecho de 21 años.

Para el gobierno socialista, el embargo que impide y sanciona gran parte del intercambio comercial con la isla es fuente de todas las penurias. Palmero siente el impacto en su propio campo de estudio.

Lea: Enviado francés en Cuba: "embargo es una estupidez"

"Tenemos muchísimo sitios de internet a los que los cubanos no podemos acceder, y después existen las necesidades que tiene cualquier cubano: limitaciones en salud, educación, equipamiento, tecnología", declaró a la AFP.

Cuba calcula que un 70% de su población de 11,2 millones de habitantes nació bajo el embargo.

"Saco de fracasos" 

Durante las últimas semanas, el gobierno de Raúl Castro había arreciado la propaganda contra el bloqueo, pero pocos se percataron de que podía estar adelantado el histórico giro en Naciones Unidas.

Con la abstención, el gobierno del presidente Barack Obama selló la nueva era de relaciones bilaterales que propició antes de transferir el poder en enero próximo.

El mandatario, quien visitó La Habana en marzo, ha flexibilizado las restricciones comerciales, pero el Congreso que dominan los republicanos es renuente a levantar el entramado de sanciones.

Aunque ha saludado las medidas de alivio, el gobierno de Castro cree que Obama podría hacer más, incluso ha reparado en su intención velada de propiciar cambios políticos en la isla.

Por ahora, los cubanos creen que lo ocurrido en la ONU puede ser un blindaje adicional frente al próximo relevo en la Casa Blanca.

"Creo que este es el verdadero comienzo del fin. Vemos un paso de avance y esperamos que para la próxima administración venga lo que todos los cubanos anhelamos: el fin del bloqueo", dijo Samuel Capiro, tras ver la votación en la ONU por la TV.

Este hombre de 55 años, gerente del restaurante Espacios Old Fashioned, en La Habana, también ve la sombra del embargo por todas partes.

"Ahora hay un aumento del turismo americano, porque hay mucha apertura, a veces nos piden algunas cervezas o productos que aquí no existen y que fácilmente podríamos comprar si no hubiera bloqueo", comenta.

Disidentes como Manuel Cuesta, quien se ha entrevistado dos veces con Obama para tratar el espinoso asunto de los derechos humanos en Cuba, también esperan que tras la abstención llegue el fin del embargo, aunque por razones diferentes.

"El embargo se ha convertido en el saco donde el gobierno cubano mete todos sus fracasos, y hay que levantar el embargo para quitarle todas las excusas", señaló a la AFP.

Además: Barack Obama relaja el embargo a Cuba

Por lo pronto, este dirigente opositor de línea moderada espera que la decisión de Washington "convenza cada vez más a la sociedad cubana que Estados Unidos no es el enemigo".

De su lado el académico Esteban Morales, experto en las relaciones bilaterales, saluda como una victoria la abstención estadounidense.

"Empieza ahora una larga batalla para demostrarle al Congreso que (...) que si quiere algo con Cuba tendrá que buscar otra política", sostuvo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus