•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió ayer a los trabajadores y empresarios de ese país desatender el llamado a huelga general de 12 horas hecho por sus opositores para el próximo viernes en todo el país, como forma de protesta contra su Gobierno.

"Llamo al trabajo, y con el trabajo a derrotar aquellos que quieren hacerle daño a nuestra patria, aquellos que quieren llenarnos de violencia, a aquellos que quieren llevar a la patria a una desestabilización", dijo el jefe de Estado venezolano ante miles de partidarios al término de una marcha convocada por el chavismo en Caracas en su apoyo.

Maduro dijo que está en "la búsqueda de nuevas respuestas para que en Venezuela haya justicia, haya paz" y aseguró a sus seguidores que los opositores no tendrán éxito en sus planes que, según él, buscan la desestabilización y la materialización de un golpe de Estado.

CONSPIRACIÓN

Los llamados de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a la huelga general este viernes y a una marcha hasta el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno, el próximo 3 de noviembre, es un plan que sigue "el mismo esquema de 2002", cuando su antecesor, el fallecido Hugo Chávez, estuvo brevemente fuera del poder tras un golpe de Estado, dijo el presidente.

Los opositores "están borrachos, están desesperados y han recibido la instrucción del norte de acabar con la revolución bolivariana como sea", afirmó Maduro, que relacionó las actividades opositoras en su contra con el fin del mandato del presidente de EE.UU., Barack Obama.

"Obama se va y quiere destruir a Venezuela antes de irse", aseguró.

Esta es la segunda vez en dos días que los oficialistas se manifiestan en el centro de la capital venezolana, después de que ayer en una actividad similar los partidarios del Gobierno se movilizaran para hacer una "demostración de fuerza" ante los ataques de los opositores del Ejecutivo venezolano.

El Gobierno acusa a la oposición de llevar a cabo un golpe desde la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) controlada por el antichavismo después de que la Cámara aprobara iniciar un proceso para determinar la responsabilidad política del presidente Maduro, en la "ruptura del hilo constitucional" en el país y el supuesto "abandono de su cargo".

ULTIMÁTUM

Por su parte la oposición venezolana dio este miércoles un ultimátum al gobierno de Nicolás Maduro durante una multitudinaria protesta, en la que anunció que declarará al presidente "en abandono del cargo" y convocó a una huelga general.

Al final de la marcha de cientos de miles de personas -que activistas estimaron en 1.2 millones de manifestantes-, los principales dirigentes de la oposición anunciaron su ofensiva para lograr la destitución de Maduro, tras la suspensión del referendo revocatorio.

Desde la tribuna, el presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, Henry Ramos Allup, anunció que Maduro será declarado en "abandono del cargo" por el parlamento, lo que le será "notificado" en una manifestación hacia el palacio presidencial de Miraflores el 3 de noviembre.

"Hemos comenzado un proceso para declarar la responsabilidad política de ese vago que tenemos en Miraflores", dijo Ramos Allup, al explicar que la figura del "abandono del cargo" está contemplada en la Constitución cuando el presidente deja de cumplir sus deberes.

Al tomar la palabra, el secretario de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) llamó a una huelga general de 12 horas el próximo viernes.

En medio de una crispación creciente, el líder Henrique Capriles exigió a Maduro "ordenar" al poder electoral reactivar el proceso del revocatorio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus