•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, mostró hoy su decepción por no haber podido aprovechar la reciente pausa en los bombardeos rusos sobre la ciudad siria de Alepo para evacuar a enfermos y heridos, pero recordó que esta iniciativa no se corresponde con el plan de Naciones Unidas.

"Estoy decepcionado que no se pudieran llevar a cabo las evacuaciones médicas, pero quiero dejar muy claro que esta iniciativa (rusa) es unilateral y no tiene nada que ver con la iniciativa de la ONU, que es mucho más amplia", dijo De Mistura en una comparecencia ante la prensa.

La semana pasada Rusia y Siria dejaron de bombardear durante tres días la parte oriental de Alepo -controlada por los grupos de la oposición-, pero la ONU no pudo entrar, a pesar de estar preparada para ello, por falta de garantías de todas las partes en conflicto.

La iniciativa rusa establecía la evacuación de enfermos y heridos y pretendía que tanto los civiles como los militantes que quisieran pudieran abandonar la ciudad por corredores establecidos a este fin.

Nada de esto ocurrió, hecho que Moscú ha criticado abiertamente en varios foros.

Aunque De Mistura lamentó que las evacuaciones no ocurrieran, reiteró que su plan incluía no sólo evacuar a enfermos y heridos y a sus familiares, sino entregar ayuda humanitaria (fármacos y comida) a las 275.000 personas que se estima están sitiadas en la ciudad y que no reciben ayuda desde julio.

"Estábamos listos. Había ambulancias para los enfermos y heridos (unos 200), autobuses para sus familiares, camiones llenos con comida y con medicina. Esperamos días y noches en Alepo occidental, en la frontera turca, pero hubo demasiada desconfianza, demasiado miedo, demasiados mensajes opuestos, y no lo logramos", dijo a su vez Jan Egeland, coordinador humanitario del mediador.

De Mistura explicó que tanto su equipo como el equipo de trabajo de asistencia humanitaria del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (ISSG) están llevando a cabo una evaluación sobre "las lecciones a aprender" de este fallido intento de aliviar la situación en Alepo.

Pero lo que dejaron claro es que la acción tiene que ser integral.

"No se pueden simplemente hacer evacuaciones, hay que entregar asistencia a las personas que así lo necesitan, de lo contrario se está violando la ley humanitaria internacional", especificó Egelan.

Con respecto al aspecto político, el enviado especial dijo que en las próximas dos semanas se dedicará a evaluar en qué punto se encuentra, teniendo en cuenta el "proceso de Lausana".

"La situación es muy fluida -confesó-, pero veremos como evolucionan las negociaciones en torno al proceso de Lausana y la situación en Alepo".

A instancias de Estados Unidos, hace dos semanas se reunieron en la ciudad suiza de Lausana los ministros de Exteriores de Arabia Saudí, Catar, Egipto, Irán, Irak, Jordania y Turquía, además del de Rusia.

Nada concreto surgió de este intento de incluir a las potencias regionales en la resolución política del conflicto sirio, pero Moscú explicó posteriormente que el grupo había decidido seguir trabajando para intentar de separar a los opositores políticos del régimen de Bachar al Asad de los militantes yihadistas presentes en Alepo.

El mediador dijo, además, que se deberá evaluar el resultado de las elecciones en Estados Unidos en quince días, para ver si tienen una influencia en la senda de la política exterior del país.

También se refirió a un análisis que debe llevarse a cabo junto a los países de la región sobre lo que ocurrirá cuando el conflicto acabe, algo que, lamentablemente, no parece que vaya a tener lugar a corto plazo. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus