•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El FBI resucitó ayer el escándalo de los correos electrónicos que ha sobrevolado las aspiraciones presidenciales de la demócrata Hillary Clinton, al reabrir la investigación sobre el uso de un servidor privado por parte de la candidata a la Casa Blanca a apenas 11 días de las elecciones.

El director del Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI), James Comey, notificó su decisión a los presidentes de varios

comités del Congreso, todos ellos republicanos, quienes habían reclamado un escrutinio más profundo sobre el posible uso inapropiado de información clasificada por parte de Clinton cuando era secretaria de Estado (2009-2013).

"A colación de un caso no relacionado, el FBI ha tenido conocimiento de la existencia de mensajes de correo electrónico que parecen ser pertinentes para la investigación", indicó Comey en su notificación.

"Estoy de acuerdo en que el FBI debe tomar medidas de investigación apropiadas para permitir a los investigadores revisar estos mensajes de correo electrónico para determinar si contienen o no información clasificada, así como para valorar su importancia para nuestra investigación", agregó el director del FBI.

Comey, quien indicó haber sido informado del asunto este jueves, añadió que "el FBI aún no puede determinar si el material es o no significativo" para la investigación ni cuánto tiempo llevará determinar su impacto en la misma.

Según el diario The New York Times, que cita fuentes oficiales no identificadas, se trata de investigaciones que el FBI está llevando

a cabo sobre mensajes de texto enviados a una adolescente de 15 años en Carolina del Norte por el excongresista Anthony Weiner, esposo de Huma Abedin, una importante ayudante de Clinton en la campaña electoral.

El jefe de campaña de la ex secretaria de Estado, John Podesta, pidió al FBI revelar "inmediatamente" los detalles de los nuevos correos electrónicos.

"El director del FBI debe hacer pública inmediatamente la información que está contenida en la carta que envió a ocho presidentes de los comités republicanos (...) Es extraordinario que veamos algo como esto a solo 11 días de una elección presidencial", subrayó.

El jefe de campaña de la demócrata recordó que Comey "declaró que ningún fiscal razonable podría seguir adelante con un caso como este".

"Desde entonces, (el candidato) Donald Trump y sus aliados republicanos han seguido poniendo en duda al FBI y, tanto de manera pública como privada, intimidando a los funcionarios para volver a revisar su conclusión en un desesperado intento de dañar la campaña presidencial de Hillary Clinton", reiteró.

“Enciérrela”

La reapertura de la investigación llega apenas a una semana y media de las elecciones del 8 de noviembre, en las que la también ex primera dama se enfrenta a Trump, quien no dudó en sacar a colación el asunto en el primer acto electoral que celebró tras conocerse la noticia.

"Es un gran anuncio. Quizá finalmente se haga justicia", afirmó Trump en Manchester (Nuevo Hampshire), entre los gritos ya habituales entre sus seguidores de "enciérrala".

El aspirante se mostró "orgulloso" de que el FBI tenga la "valentía" de reabrir la investigación e insistió en que es importante evitar que Clinton "lleve su trama criminal a la Casa Blanca". El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, afirmó que "una vez más, Hillary Clinton no tiene a nadie más a quien culpar que a sí misma".

"Ella estaba a cargo de algunos de los secretos más importantes de nuestro país y traicionó esa confianza por una manipulación descuidada de información altamente clasificada", agregó Ryan.

A colación de un caso no relacionado, el FBI ha tenido conocimiento de la existencia de mensajes de correo electrónico que parecen ser pertinentes para la inves-tigación".    James Comey, director del FBI.

Lea: La hermandad femenina entre Michelle y Hillary

Sin aviso

La Casa Blanca aseguró ayer que no recibió aviso previo de que el Buró Federal de Investigación (FBI) va a reabrir el caso de los correos electrónicos privados de la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, y se enteró por la prensa.

El viceportavoz de la Casa Blanca, Eric Schultz, aseguró ayer en el avión que trasladaba al presidente Barack Obama a Florida para un evento de campaña en favor de Clinton, que "la única notificación recibida es la carta que se ha hecho pública por parte de la prensa".

El director del FBI, James Comey, envió una notificación ayer a los presidentes de varios comités del Congreso, todos republicanos, en los que anuncia que reabrirá la investigación sobre el uso de comunicaciones electrónicas cuando era secretaria de Estado (2009-2013) tras conocer nuevos detalles, que no especificó.

Según el diario The New York Times, esos detalles se derivan de otra investigación al marido de la principal ayudante de Clinton, Huma Abedin, por un escándalo de mensajes de contenido sexual y que podría haber revelado nuevos detalles de cómo la candidata presidencial utilizó un servidor privado para información reservada. "La carta (de Comey al Congreso) la recibimos después de que se hiciera pública, por lo que no hemos tenido aviso previo", aseguró Schultz en respuesta a este giro en el escándalo de los correos electrónicos de Clinton, que llega a 11 días de las elecciones.

Además: La degradación de la política estadounidense

Independencia

"Lo que el presidente espera es que todos los esfuerzos del FBI se dediquen a seguir a los hechos lleven a donde lleven" y que la decisión se tome "independientemente de la política", aseguró el portavoz.

Clinton dice estar segura

Reacción. La candidata demócrata Hillary Clinton se declaró ayer "segura" de que los nuevos correos electrónicos descubiertos por el FBI no cambiarán la conclusión original de la investigación, que fue cerrada en julio sin cargos contra ella.

"El pueblo estadounidense merece tener todos los hechos inmediatamente", dijo la candidata demócrata en sus primeras declaraciones tras el explosivo anuncio de que el FBI reabriría la investigación en este caso, a 11 días de las elecciones estadounidenses.

"Es imperativo que la oficina (el FBI) explique este asunto en cuestión, sea cual sea, sin demora", agregó Clinton en una breve conferencia de prensa.

El director del FBI, James Comey, "ha dicho que no sabe si los correos electrónicos mencionados en su carta (a legisladores) son significativos o no", indicó.

"Estoy segura de que cualquiera que sean no cambiarán la conclusión alcanzada en julio", agregó, en alusión a la decisión del FBI y del Departamento de Justicia de cerrar la investigación sobre los correos electrónicos enviados desde su servidor personal, mientras era secretaria de Estado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus