•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hillary Clinton y Donald Trump desarrollaron una intensa campaña en los estados clave para las elecciones. Clinton estuvo dos días en Florida, un estado que podría por sí solo determinar el resultado de la elección, mientras que Trump le dedicó casi tres días.

La aspirante demócrata contó en Carolina del Norte con la carismática presencia de Michelle Obama. Por primera vez, dos primeras damas de Estados Unidos hicieron campaña juntas.

Trump se escapó brevemente el miércoles para inaugurar su nuevo hotel de lujo en Washington acompañado por su familia, antes de volver al ritmo de varios actos de campaña por día. Las encuestas mostraban que Trump recuperaba algo de terreno en algunos estados clave, como en Florida, Nevada e Iowa, así como a nivel nacional, donde el aspirante republicano recibía 40.7% de apoyo contra 45.1% para Clinton, quien no obstante sigue siendo la favorita.

Sin embargo, incluso el cambio más pequeño en las encuestas genera titulares en los medios, moviliza al equipo de Clinton, en tanto los seguidores de Trump quieren seguir creyendo en una victoria.

Correos de Clinton

El director del FBI, James Comey, causó revuelo el viernes al anunciar el descubrimiento de nuevos e-mails "que resultan pertinentes" para reabrir la investigación que había sido archivada en julio sobre el servidor privado que Clinton usó cuando era secretaria de Estado. La indagación no había dado lugar a ninguna imputación.

En una breve carta al Congreso, Comey precisó que estos e-mails eran estudiados "en el marco de una causa diferente" y que el FBI no aún no podía evaluar su importancia. 

Se trata de correos que fueron hallados en aparatos electrónicos que pertenecían a la colaboradora de Clinton, Huma Abedin y su marido Anthony Weiner, quien es investigado por haber enviado mensajes de texto de connotación sexual a una menor de 15 años, según medios estadounidenses. 

Techo de vidrio

Hillary Clinton no suele hablar del desafío que representa para ella como mujer llegar a ser la primera presidenta de Estados Unidos. Ha dicho que, para ella, significaría romper "el techo de vidrio más alto y más duro" para las mujeres. La metáfora del "techo de vidrio" en inglés se refiere a la discriminación, ese obstáculo "invisible" que llevan las mujeres sobre sus cabezas y que les impide ascender en su carrera o en la sociedad a pesar de estar preparadas para hacerlo.

En este sentido, pero sin señalarlo directamente, Clinton eligió un lugar simbólico para pasar la noche electoral: el enorme centro de convenciones Javits Center de Nueva York, que no tiene ningún otro mérito que de ser todo de vidrio.

Los WikiLeaks y Clinton

La organización WikiLeaks publicó una nueva serie de e-mails pirateados, que revela los que intereses económicos del esposo de la candidata demócrata, el expresidente Bill Clinton (1993-2001), coincidían con aquellos de empresas que financian la fundación que lleva su nombre. 

Algunos clientes de su excolaborador Doug Band pagaron cientos de miles de dólares al exmandatario por dar charlas o consejos, al mismo tiempo que donaban dinero a su fundación, según una nota de Doug Band de noviembre de 2011.

Band, quien estaba a cargo de la recaudación de fondos de la fundación, pero también tenía su propia empresa de asesoría, explica en la nota que había logrado "asegurar" decenas de millones de dólares para Bill Clinton. "También solicitamos y conseguimos (...) servicios en especies para el presidente y su familia, para viajes personales, alojamiento, vacaciones y demás", escribió.

La nota aparece en los e-mails pirateados de John Podesta, exsecretario general de la Casa Blanca durante el segundo mandato de Bill Clinton y el actual presidente del equipo de campaña de Hillary.

Advertencia

Robert Mook, mánager de la campaña de Clinton, apuntó las informaciones reveladas ayer por el diario The Washington Post que aseguran que altos oficiales del Departamento de Justicia estadounidense advirtieron a Comey de no dar ese paso, al contradecir sus políticas internas sobre no influir en procesos electorales.

“Cuanta más información sale, más exagerada parece ser toda esta situación”, dijo Mook al recordar que Comey ha sido objeto de “considerable presión” por parte de los medios y expertos políticos y legales por su decisión.

De todas formas, Mook reconoció que la noticia ha ejercido una “sensación de urgencia” entre los voluntarios y activistas que apoyan a Clinton en su campaña sobre el terreno y se están movilizando para intensificar su labor a raíz de lo sucedido.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus