•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La oposición venezolana otorgó una tregua de diez días al presidente Nicolás Maduro, en su apuesta por negociar un cambio de Gobierno mediante el diálogo, pese al riesgo de perder el respaldo de una población hastiada de la crisis que clama por salidas rápidas.

"En apenas unos días, el mundo va a ver quién cumple y quién no. El 11 de noviembre volvemos a la mesa, y ese es el momento para evaluar si los supuestos gestos se produjeron", advirtió este miércoles el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba.

Desconcertando a sus seguidores, la MUD suspendió el martes un juicio sobre la responsabilidad de Maduro en la crisis y una marcha al palacio presidencial de Miraflores, a la espera de gestos de reciprocidad en un diálogo iniciado el domingo con el auspicio del Vaticano y de Unasur.

"Si de aquí al 11 no hay señal clara sobre la liberación de presos políticos y el camino electoral (...) se le dirá al país 'señores hicimos todo lo que pudimos' y acabará el diálogo", destacó el excandidato presidencial Henrique Capriles.

Más: Papa Francisco apuesta por diálogo en Venezuela

¿Elecciones anticipadas? 

La oposición considera que un cambio de Gobierno es la única forma de resolver la crisis que golpea al país petrolero, con un grave desabastecimiento de alimentos y medicinas y una inflación que el FMI prevé de 475% para este año.

Pero hace dos semanas, el poder electoral -acusado por la MUD de servir al Gobierno- suspendió el proceso de referendo revocatorio con el que la oposición pretende sacar a Maduro del poder, escalando el conflicto a tal punto que debió intervenir el papa Francisco.

En la mesa de diálogo, la oposición pidió un "cronograma electoral", la libertad de "los presos políticos", la devolución de los poderes al parlamento -de mayoría opositora-, el reemplazo de autoridades electorales y medidas para solucionar la escasez.

También: Venezuela pide ante Consejo de ONU que cese "el hostigamiento" contra el país

Pero el objetivo central se mantiene. Capriles, al igual que otros dirigentes opositores, afirmó que las elecciones generales son un escenario "viable", antes no contemplado, para acelerar la salida de Maduro, cuyo mandato concluye en enero de 2019.

"Lo que está en juego es no solo unos gestos para que la gente se aquiete, no se trata de darle una aspirina a esta catástrofe. El tema de los presos políticos es clave, pero la vía electoral es vital", manifestó Torrealba.

Pero el analista Benigno Alarcón cree que el Gobierno solo está "ganando tiempo". "Veo poco probable que habiendo hecho todo contra el referendo, acepte ahora un adelanto de elecciones", afirmó a la AFP.

¡Una patada a la mesa!

La desconfianza no es para menos. Poco después de que la MUD cedió, Maduro tildó de "terrorista" a Voluntad Popular, partido fundado por el encarcelado Leopoldo López, que no se sumó al diálogo al igual otras 15 agrupaciones de la alianza. "Con su agresión a Voluntad Popular y su intento de dividir a los demócratas venezolanos, le está dando un patada a la mesa y se está burlando del papa Francisco", aseguró Torrealba. El Gobierno excarceló la noche del lunes a cinco opositores y no se descarta que haya más liberaciones. Pero al mismo tiempo, Maduro amenazó con encarcelar a dirigentes de Voluntad Popular. "Vamos a dar un compás de espera para que las promesas hechas al Vaticano se produzcan, lo que viene ya lo sabemos: el diálogo empezó pero la lucha sigue", advirtió el portavoz de la MUD.

Torrealba recordó la estrategia de la oposición: presión en la calle, en el plano internacional y en el Parlamento, paralelo al diálogo.

Pero aunque la MUD respaldó unánimemente a Voluntad Popular, y el repliegue en su ofensiva, persisten las diferencias. Lilian Tintori, esposa de López, aseguró que el jueves marchará a Miraflores.

¡No tiren la toalla!

La tregua que dio la oposición tiene confundidos a muchos de sus seguidores, impacientes por resolver las angustias cotidianas. "El venezolano tiene una profunda desesperanza, la confianza que entregó a sus líderes, de un lado y de otro, no ha solucionado sus problemas", dijo a AFP Daniel Varnagy, académico de Universidad Simón Bolívar. "Flaquean, y no tiene que ser, tienen que ser directos, que se acabe esto ya, sea para una cosa o para otra", afirmó a la AFP Nancy Colina, de 50 años, en una fila de un supermercado en Caracas. Félix Sáez, de 60 años, piensa que si el Papa "garantiza que el año entrante va haber elecciones generales, está bien el retroceso". Torrealba pidió a los seguidores de la MUD que "no tiren la toalla", en tanto que el presidente del Parlamento (de mayoría opositora), Henry Ramos Allup, reconoció que hay que "asumir con coraje los costos" de la negociación.

"Cada cierto tiempo, cuando aumenta la tensión, el gobiernoy la oposición se sientan a negociar y no pasa nada", agregó Varnagy.

Lea: Oposición reclama “gestos” para continuar diálogo

11 de Noviembre es la fecha para el próximo diálogo entre el Gobierno y la oposición . 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus