•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras una débil tregua de diez días, el gobierno y la oposición de Venezuela se sentarán de nuevo en la mesa de diálogo el viernes, bajo la amenaza de los opositores de retomar su ofensiva contra el presidente Nicolás Maduro si no ven resultados.

"La tregua que nosotros acordamos, a pedido del Vaticano, se acaba este viernes. Aquí lo que viene es lucha (...) Vamos a la mesa de diálogo a exigir que se restituya el derecho del pueblo a votar", dijo el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba.

El nudo de la negociación es la demanda de la MUD de una salida electoral a la profunda crisis política y económica que golpea al país petrolero, agobiado por la falta de productos básicos y una inflación que rondará este 475% según el FMI.

La oposición pide reactivar el referendo revocatorio contra Maduro en 2016 -suspendido el 20 de octubre- o adelantar las elecciones, de diciembre de 2018 al primer trimestre de 2017. Ambas descartadas por funcionarios de gobierno.

"La probabilidad de que en una mesa de negociación el gobierno acepte un referendo o un adelanto de elecciones es casi cero, porque Maduro tiene la certeza absoluta de que significan la entrega de la cabeza", opinó el analista Luis Vicente León.

Venezuela no tiene tiempo

El presidente socialista, quien sostiene que concluirá su mandato en enero de 2019, dijo no aceptar ningún ultimátum y pidió a la oposición no levantarse de la mesa.

Aún así, la MUD advierte que la vía electoral es prioridad, además de la liberación de "presos políticos", el abastecimiento de alimentos y medicinas, la sustitución de autoridades electorales y de justicia -a las que acusa de servir al gobierno- y la restitución del poder en el Parlamento, de mayoría opositora pero declarado en desacato por la corte suprema.

Advirtiendo que solo era un cese temporal en su ofensiva, la MUD suspendió el 1 de noviembre un juicio sobre la responsabilidad de Maduro en la crisis y una marcha al palacio presidencial de Miraflores, a la espera de gestos recíprocos.

Pero en estos once días, salvo una primera liberación de cinco opositores presos -de más 100 según la MUD-, no se ha conocido grandes avances, solo que mesas separadas han discutido sobre temas de derechos humanos y la atención a la crisis.

"No tenemos mucho tiempo por delante los venezolanos. No podemos pasar meses ahí sentados viéndonos las caras y que la próxima reunión sea no sé cuándo. Aquí tiene que haber un cambio", aseguró el excandidato presidencial Henrique Capriles.

La tregua de la oposición ha confundido a muchos de sus seguidores, impacientes por las angustias cotidianas y algunos de los cuales les reclaman más firmeza contra el gobierno.

Un puñado de estudiantes universitarios desisten de dejar la presión de calle, y este jueves marcharon por algunas calles de Caracas sin poder llegar a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE).

"Vamos a seguir en las calles, pedimos un cronograma de elecciones o la reactivación del referendo", declaró el dirigente estudiantil Hasler Iglesias.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus